Última Hora

En el marco del Día Internacional de la Mujer, conversamos con la ministra de la Condición de la Mujer, Marcela Guerrero, sobre los retos en materia de igualdad de género y los pendientes en Costa Rica.

Condición inédita

La también presidenta del Instituto Nacional de la Mujeres (INAMU), considera que la pandemia provocó "una condición inédita", en la cual se ha tenido una contracción de mercados laborales y factores económicos, aumento de la violencia, recarga de tareas domésticas y de cuido por el confinamiento y un incremento en el agotamiento mental de las mujeres.

"La condición en la que estamos es la de determinar cuáles son los sectores de mayor desarraigo en términos donde las mujeres tienen mayor participación; por ejemplo, en el caso de Costa Rica, el turismo o en el comercio. Las oportunidades que tenemos desde el INAMU como ampliar alianzas, algunas por ley y otras estrechando puentes, porque ocupamos también todo el tema de la prevención y la atención de la violencia", comentó Guerrero.

Priorizar servicios de salud mental

Desde el INAMU están interesados en tener conversaciones con la Caja Costarricense de Seguro Social porque están observando una demanda de los servicios de salud mental, tema que "el sistema de Seguridad Social debería de priorizar".

Priorizar la igualdad de género en los sectores productivos del país también es un reto pendiente. 

"Tenemos una serie de acciones que hoy anunciábamos, por ejemplo toda una política de igualdad de género para el sector primario agro, pesquero, rural, que todos los servicios que se están acompañando en material del sector primario tengan ese enfoque de género (acompañamiento en todo lo referido a la parte técnica, a infraestructura, a innovación, a tecnología, y a recursos). También hemos establecido junto con el Ministerio de Trabajo unas guías de inspección con enfoque de género para que el empleo se haga en condiciones dignas y decentes", dijo la ministra de la Condición de la Mujer.

Empoderamiento económico

En el INAMU ahora existen dos prioridades. Una tiene que ver con una estrategia de empoderamiento económico de las mujeres a través de un fondo que tiene el instituto.

"Con ese fondo se atenderá a diferentes segmentos de las mujeres; porque no todas las mujeres del área rural ni del Gran Área Metropolitana tienen las mismas condiciones, tampoco no todas están emprendiendo, muchos de ellas emprenden por esta desarticulación que ha habido de alguno de los sectores económicos, ya sea porque han sido despedidas o porque se les ha suspendido el contrato o porque no estaban dentro de la población económicamente activa. Hay dos segmentos, unos que son más de subsistencia y otros que ya estaban vinculados al mercado que tenían una demanda de sus productos pero que necesitan un cierto nivel de apalancamiento. En ese sentido, lo que tenemos para este año es una ruta en que pensamos colocar una serie de recursos en alianzas con otros instituciones porque ciertamente no solamente es darle el recurso a las mujeres, sino darles un acompañamiento con el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) y el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA)", agregó la jerarca.

Marcela Guerrero aspira a que, con dicho apoyo económico, habrá una ruptura de círculos de violencia y de dependencia.