Última Hora

Lo que empezó en el 2011 como un proyecto ambicioso, ya deja ver sus primeros resultados.

Uno de los mejores ejemplos de ello es una reinita trepadora, el águila pescadora o un oriol de Baltimore, que antes no vivían en La Sabana, y que ahora forman parte de las 74 especies que visitan ese parque.

El proyecto pretende quitar 5 mil árboles viejos de La Sabana y cambiarlos por 7 mil de especies nativas.

Las aves y mariposas llegan atraídas por los árboles de Guanacaste, Cenízaro, Guayarán y Guarumo, que ahora están pequeños pero que dentro de poco tiempo reemplazarán a los viejos árboles de La Sabana.

En febrero, el INBioparque quitará 400 árboles viejos y sembrará 650 en mayo. La idea es que en el 2017 haya más de 200 especies nativas plantadas en el parque metropolitano.