Última Hora

Al menos 235 privados de libertad han rechazado la vacuna contra COVID-19. 

La mayoría asegura que su negativa responde a que "les van a poner un chip", otros afirman que la composición de las dosis afecta la salud, ya que el fármaco "salió muy rápido". Así lo aseguró Erick Cerdas, coordinador de Enfermería el Ministerio de Justicia y Paz, a Teletica.com. 

Este número representa un 2.3% de la población penitenciaria que, hasta el momento, ha tenido la oportunidad de aplicarse la vacuna.

"Nosotros, antes de que iniciara la vacunación, empezamos a hablar de manera educativa sobre los beneficios y luego de esta negativa se volvió a retomar, específicamente con esos grupos, pero aún así ha persistido", aseguró Cerdas.

Pero no solo los privados de libertad han rechazado las dosis anticovid, Justicia también reporta negativas de al menos 140 funcionarios, más que todo de la Policía Penitenciaria.

“Con ellos es el tema de que la vacuna está en proceso de experimentación y que salió muy rápido”, añadió.

Obligatoriedad

A pesar de que el sistema es altamente vulnerable, las personas que no deseen vacunarse no están obligadas a hacerlo.

Cerdas explica que, al ser un tema de salud, tampoco es posible sancionarlos.

"No lo podemos hacer porque es de mera voluntad de la persona no recibir la vacuna, entonces simplemente hemos tratado de reforzar la importancia del tema de la vacunación", comentó el coordinador.

Es importante tomar en cuenta que, por la condición del espacio, en las cárceles no se puede mantener el distanciamiento social ni el uso de mascarilla. Esto, definitivamente, aumenta el riesgo de contagio.

Datos de vacunación

Según información del Ministerio de Justicia, hasta el momento se han vacunado 9.961 personas privadas de libertad, es decir, un 61% del total.

La cobertura de los grupos avanza de la siguiente manera:

  • Grupo 1 (funcionarios): 97.8%
  • Grupo 2 (mayores de 58 años): 99.5%
  • Grupo 3 (factores de riesgo): 99.9%
  • Grupo 4 (resto de la población penitenciaria): 50%

Según Cerdas, la vacunación ha ayudado a que los casos en el sistema no se disparen. Actualmente, hay 68 reos con cuadros activos de COVID-19.

“Hemos notado que, conforme avanza la vacunación, los casos que han salido positivos han ido disminuyendo. No hemos notado un alza y creemos que el tema de la vacunación, por los porcentajes que llevamos, ha sido una herramienta significativa para mantener esos niveles bajos”, concluyó.