Última Hora

1000 niños de escasos recursos de comunidades urbano marginales celebraron la Navidad con una fiesta donde reventaron 80 piñatas y recibieron regalos.

Algunos de los pequeños salieron de madrugada de sus casas.

Todos ellos vienen de comunidades en riesgo social.

Eso sí son niños con sueños, anhelos y deseos de triunfar en la vida.

Ellos son vecinos de Guápiles de Limón, Hatillo, Turrialba, San Carlos, Purral y Los Cuadros.

La fiesta la organizó la parroquia Nuestra Señora de La Soledad.

Los niños disfrutaron de todas las atracciones que ofrece el museo, tuvieron su almuerzo, hubo pintacaritas y a cada uno le dieron su regalo.

Esta es la edición 18 que efectúa la parroquia a cargo del sacerdote Carlos Humberto Rojas.

Los niños la pasaron muy bien y regresaron a sus hogares muy felices.