Última Hora

Resulta que tanto Cipreses como Capira recibieron años atrás piedras emanadas por el Volcán Irazú, así que los vecinos debieron acostumbrarse a vivir en medio de grandes rocas volcánicas. 

Fuimos a conocer sobre esta historia y nos encontramos con muros de piedra que recorren kilómetros de la calle principal, así como cultivo en medio de rocas y viviendas construidas sobre ellas.