Última Hora

Desde muy pequeña, Rachel Araya mostró interés por las artes escénicas. Primero el canto, luego las retahílas y después la actuación. 

Esta vecina de Atenas es una hermosa caja de sorpresas: inteligente, apasionada, pero sobre todo con un corazón de oro, dispuesta a servir y ayudar a los demás. 

No se pierda los detalles en el video adjunto.