Última Hora

Tiene 71 años y es de los últimos picapiedreros que hay en el pueblo.

Sabe toda la técnica para convertir grandes piedras de origen volcánico en pedazos de losas casi perfectas para su baño o cocina.

Don Juan de Dios trabaja todos los días para tener listos seis o siete metros lineales de piedra por lo que le pagarán lo suficiente para mantener a él y su familia. Así lo ha hecho durante los últimos 40 años.

Su historia la conoceremos a continuación.