Última Hora

Güicho Pizarro es nada más y nada menos que el último gran boyero de Liberia, así describen a este personaje quienes le conocen de toda una vida. Son 58 años dedicados al trabajo con carreta y bueyes los que le valieron ese adjetivo.

Todas las madrugadas, desde las 3:30 a. m., Güicho salta de la cama al campo. 

Su labor consiste en hacer transportes de material, botar basura o hacer paseos en carreta. Se niega a dejar morir la tradición.

Repase la historia completa en el vídeo adjunto.