Última Hora

Se trata de don John Tresemere, quien junto con la familia, comenzó cuatro décadas atrás a reforestar una parte del ahora Parque Nacional Marino Ballena, sitio que corresponde a 250 hectáreas de terreno que actualmente funcionan como área de protección para diversas especies de animales. 

Don Manuel Mejías trabaja con el estadounidense desde que comenzó el proyecto y es él quien nos cuenta la historia de la finca y el por qué hoy lleva por nombre La Cusinga.

Este reportaje corresponde a la primera parte de dos entregas que muestran las bellezas de este lugar de la provincia de Puntarenas.