Última Hora

Lo que parecía ser un juego amistoso de pretemporada entre Santa Ana y Alajuelense terminó en golpes, patadas e invasión de cancha.

Una bronca entre las barras de ambos equipos generó el caos en la cancha de Piedades de Santa Ana, cuando corría el minuto 83 y con un empate 2-2.

El juego debió ser suspendido por el central Rafael Vega. 

Al final la policía controló la situación, en un fogueo que culminó entre golpes y desorden.