Última Hora

La Selección Nacional terminó la gira por Asia con dos derrotas ante Corea del Sur (2-0) y este martes contra Japón (3-0). El desempeño de la Tricolor vino a menos con un grosero cambio generacional y la improvisación de sistemas tácticos.

Esta madrugada en Osaka ante los nipones, quedó claro que, de momento, la línea de cinco con la que viene trabajando la Tricolor en los dos últimos procesos eliminatorios será difícil cambiarla.

El técnico interino Rónald González apostó por la costumbre y el dibujo permitió mostrar la mejor versión de Óscar Duarte, muy aplomado en el fondo, respaldado por el gran trabajo de Keyner Brown y sobretodo Juan Pablo Vargas.

La Sele pudo controlar la velocidad por las bandas con Ian Smith y Bryan Oviedo, quien incurrió en el desvío de cabeza para la primera anotación japonesa. En la etapa complementaria el zurdo Luis José Hernández tuvo sus primeros minutos con la mayor.

El trabajo de contención fue encomendado una vez más a David Guzmán, quien volvió a hacer dupla con Allan Cruz que cumplió en términos generales, así como los guardametas Esteban Alvarado y este martes Leonel Moreira, un departamento donde hay cero preocupaciones. Hasta aquí lo bueno.

Tal y como fue la constante en el Mundial de Rusia 2018 los problemas de La Sele se agudizan a la hora de buscar el ataque. En los dos partidos de la gira los guardametas fueron espectadores del juego y no sintieron ni cosquillas de nuestros atacantes. 

La construcción de juego y sobre todo la falta de gol sigue siendo la piedra en el zapato. Las carencias se dan con figuras consolidadas como Bryan Ruiz, Marco Ureña y Johan Venegas, así como con Mayron George, David Ramírez y Elías Aguilar, quienes se van de la gira sin pena ni gloria.

Dentro del experimento, quienes sí se hicieron notar fueron Randall Leal y Jimmy Marín. El nuevo fichaje del Saprissa mostró confianza en su juego individual con velocidad y desequilibrio frente a Japón, similar a lo realizado por el jugador de Herediano ante Corea.

De los 23 convocados para esta gira el único que se quedó sin actuar fue el joven volante de Carmelita, Jonathan Martínez.