Última Hora

El instinto goleador de Ariel Rodríguez quedó demostrado en apenas su primer partido con la Selección Nacional.

Al atacante del Bangkok Glass de Tailandia le bastaron pocos minutos en el terreno de juego para demostrar a propios y extraños porqué es uno de los hombres de confianza del Macho Ramírez.

Lea también: Golazo proveniente del banquillo salvó a La Sele de una complicada Venezuela

Rodríguez tiene la capacidad de ubicarse en lugar preciso para solo empujar el balón hacia la red, pero también expone su clase en jugadas individuales como la de este viernes ante Venezuela.

El ariete ingresó en el arranque de la complementaria por Álvaro y solo instantes después puso a celebrar a la feligresía presente en el coloso de La Sabana.

El veloz delantero pisó por primera vez el área, dribló a un par de rivales y luego sacó un remate colocado al ángulo del guardameta Contreras que es fue de enmarcar.

Al logro individual se le tiene que sumar la importancia en el grupo, ya que su gol además sirvió para darle la victoria 2-1 a La Sele, que tuvo muy pocas ocasiones de peligro en la primera parte.

Fue el debut soñado de un jugador que ratifica que su racha goleadora en Saprissa extendida hasta tierras asiáticas, donde ya suma 10 anotaciones, no es obra de la casualidad.

El buen momento de Ariel le cae como anillo al dedo a un conjunto de Óscar Ramírez que sigue sin encontrar un ‘9’ indiscutible y que espera terminar de ganarse un cupo en la Copa América Centenario.