Última Hora

Internacional

Un grupo islamista amenaza los Juegos de Sochi

Un grupo de integristas islámicos se ha atribuido en un vídeo en Internet la autoría de los dos atentados suicidas en los que murieron al menos 34 personas...

Agencia Reuters 20/1/2014 04:25

Un grupo de integristas islámicos se ha atribuido en un vídeo en Internet la autoría de los dos atentados suicidas en los que murieron al menos 34 personas en el sur de Rusia el mes pasado y ha advertido a Vladimir Putin que espere recibir un "regalo" de su parte durante los Juegos de invierno de Sochi.

El vídeo fue publicado por un grupo que se identifica como Vilayat Dagestan y apareció en una página frecuentemente utilizada por integristas de la región rusa del Cáucaso norte, donde Moscú ha estado combatiendo una insurgencia durante más de una década. No pudo ser corroborado independientemente.

El vídeo dice que los dos hombres, identificados como Suleiman y Abdulrakhman y posando con fusiles de asalto delante de un estandarte con escritura árabe, eran los responsables de los ataques suicidas en la ciudad de Volgogrado el mes pasado.

"Hemos preparado un (....) presente para ti (presidente Putin) y todos esos turistas que vendrán", un hombre dice en el vídeo.

Si celebras los Juegos, recibirás un regalo de nosotros. Será por toda la sangre musulmana que se derrama cada día en todo el mundo, sea en Afganistán, Somalia, Siria, todo el mundo. Esta será nuestra venganza".

Vilayat Dagestan está vinculado con una facción integrista iraquí llamada Ansar al Sunna.

Daguestán está en el Cáucaso norte, donde los integristas llevan a cabo una insurgencia para crear un estado islamista. Doku Umarov, líder extremista, ha instado a los insurgentes a atacar los Juegos de Sochi, localidad que se sitúa en el lado occidental de las montañas caucásicas.

Putin ha apostado una gran parte de su prestigio personal y político en los Juegos, que tendrán un coste de más de 50.000 millones de dólares para Rusia y pretenden mostrar lo que ha progresado desde el colapso de la Unión Soviética en 1991.

También ha lanzado una enorme operación de seguridad, con 37.000 miembros de las fuerzas de seguridad. Atentar en Sochi podría ser muy difícil, pero algunos temen que algunas ciudades alrededor o incluso la propia Moscú, puedan ser más vulnerables.