Última Hora

Internacional

Tica que trabajó indocumentada para Trump fue invitada al discurso del Estado de la Unión

La historia de la costarricense se dio a conocer en diciembre pasado, cuando un reportaje del New York Times dio a conocer sus vivencias

Sandra Díaz, la tica que trabajó de manera indocumentada para Donald Trump, será una de las invitadas al discurso del Estado de la Unión, que dará Trump este martes.

Díaz, quien reside legalmente en los Estados Unidos, fue invitada por el congresista demócrata de California Jimmy Gomez.

“No es una hazaña pequeña para un migrante de Costa Rica enfrentarse a un matón e hipócrita en la Casa Blanca. Ella es la prueba viviente de que el presidente Trump no podría estar más equivocado, tanto moral como, de hecho, cuando demoniza a los que vienen a Estados Unidos en busca de una vida mejor. Aparentemente, la Organización Trump no tuvo problemas en contratar a inmigrantes indocumentados como Sandra para que pulieran sus palos de golf, les sirvieran bebidas e hicieran sus camas”, indicó el político en su sitio web.

La historia de la costarricense se dio a conocer en diciembre pasado, cuando un reportaje del New York Times dio a conocer sus vivencias y las de la guatemalteca Victoria Morales.

Las dos aseguraron que, entre el 2010 y 2013, mientras eran ilegales, les tocó atender la habitación del presidente de los Estados Unidos, desde acomodar su cama hasta lavar su ropa interior y planchar sus camisas.

La tica aseguró que Trump es extremadamente meticuloso en todo lo que hace, y recordó una vez que le pidió a ella que lo siguiera, “pasó sus dedos por los bordes de los marcos y en las paredes, hasta sobre la mesa para comprobar si había polvo”.

Este mismo martes se dio a conocer que Trump, podría anunciar este martes, durante su discurso, que lanzará el proceso para declarar una "emergencia nacional" para construir el muro fronterizo con México, algo que la oposición demócrata ya dijo que recurrirá judicialmente.

Trump se siente frustrado por el flujo de inmigrantes, en su mayoría de América Central, que cruzan la frontera sur estadounidense y piden asilo. Según estadísticas oficiales, hubo 50.000 detenidos mensuales durante los últimos tres meses de 2018.

El Congreso se ha negado a asignarle a Trump los 5.700 millones de dólares que quiere para el muro con el que pretende frenar la llegada de inmigrantes, una disputa que desembocó en 35 días de cierre parcial del gobierno entre diciembre y enero.