Última Hora

Actualmente el Superbowl es considerado el segundo día festivo de mayor consumo en este país, después del Día de Acción de Gracias.

La edición número 51, que enfrentó a Los Patriots y a los Falcons en el estadio NRG de Houston, Texas, fue observada en televisión por 111.300.000 personas, fue es el cuarto más visto en la historia.

Es por eso que un anuncio de 30 segundos de publicidad costó $5 millones y un total de $400 millones se destinaron a la publicidad durante el día del partido.

Las previsiones de la industria avícola estadounidense era que se consumieran cerca de 1.300 millones de alitas de pollo en todo el país.

Además, la experiencia dejaba ver que casi 52 millones de cajas de cerveza se consumieron en toda la nación, y es por eso que se esperaba que millón y medio de estadounidenses se tomaran libre este lunes para recuperarse de la resaca.

En apuestas se movieron millones de dólares, extraoficialmente $4.700 millones, pero solo el 3% eran oficiales.

En promedio una entrada para el partido costó $5.200 (casi ₡3 millones). El estadio tiene capacidad para 70.000 personas; o sea, como mínimo se recaudaron $364 millones, pero hay que tomar en cuenta que hubo entradas que costaron $70.000.