Última Hora

El régimen sirio de Bashar al Asad denunció el miércoles una "nueva forma de terrorismo" en las nuevas sanciones que le impuso Estados Unidos.

Estas sanciones, que entraron en vigor en el marco de la "ley César", tienen como objetivo al régimen y sus apoyos, entre ellos entidades extranjeras, con la esperanza de privarlo de recursos.

Las sanciones penalizan en Estados Unidos a las empresas que trabajan con el régimen y prevén un congelamiento de la ayuda a la reconstrucción.

Tienen como objetivo entre otros al presidente Bashar al Asad, quien figura en la lista negra estadounidense desde el inicio de la guerra en Siria en 2011, y, por primera vez, a su esposa Asma.

"Esta primera serie de sanciones estadounidenses contra Siria en el marco de la llamada 'ley César' muestra las violaciones de las leyes internacionales por Estados Unidos", indicó el ministerio de Relaciones exteriores sirio en un comunicado publicado por la agencia oficial Sana.

El ministerio acusó a la administración estadounidense de comportarse como las "bandas y los ladrones". 

Acusó a Estados Unidos de "hipocresía" cuando justifica las sanciones a nombre de los derechos humanos. Para el gobierno sirio, Estados Unidos, al apoyar a los opositores al régimen, apoya el "terrorismo", término utilizado por el régimen para calificar a los rebeldes y la oposición.

"El endurecimiento de las sanciones contra el pueblo sirio es una nueva forma de terrorismo", según el ministerio.

"No nos detendremos mientras Asad y su régimen no cesen su guerra inútil y brutal contra el pueblo sirio y que el gobierno no acepten una solución política" bajo patrocinio de la ONU, advirtió el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo.

El conflicto en Siria ha causado más de 380.000 muertos y obligado al éxodo a millones de personas.