Última Hora

Internacional

Retirada militar de EE. UU. en Siria preocupa a Israel

La decisión estadounidense suscitó inquietudes en Israel, que teme que Irán, su enemigo número uno, tenga ahora las manos libres para reforzar su presencia en Siria, vecino de Israel, según subrayan los analistas

AFP Agencia 24/12/2018 03:11

Los dirigentes israelíes llevan dos años alabando a Donald Trump, debido a una serie de decisiones favorables para su país, pero el anuncio por parte del presidente estadounidense de la retirada militar en Siria los  preocupa y está lejos de recibir tal aprobación.

La decisión estadounidense suscitó inquietudes en Israel, que teme que Irán, su enemigo número uno, tenga ahora las manos libres para reforzar su presencia en Siria, vecino de Israel, según subrayan los analistas.

De manera oficial, las reacciones fueron mesuradas: los dirigentes, encabezados por el primer ministro Benjamin Netanyahu, afirmaron respetar la decisión de su gran aliado estadounidense y se comprometieron a defender los intereses de Israel más que nunca.

Sin embargo, las declaraciones públicas no ocultan el temor de que Irán pueda aprovecharse del momento para expandir su influencia en Siria y que Rusia, uno de los principales actores en la zona, no se comprometa a frenar esta expansión.

También dieron que pensar la forma en que esta decisión fue tomada y anunciada por Trump así como la renuncia del secretario de defensa Jim Mattis.

"Queremos que Estados Unidos sea fuerte en la medida en que ese país es nuestro principal aliado y queremos que nuestro aliado sea visto como fuerte y eficaz en la región", dice Eyal Zisser, vicerector de la Universidad de Tel-Aviv, y especialista en temas sirios. 

"Lo que preocupa a algunos israelíes es el mensaje que esta decisión transmite a la región, la forma en la que fue tomada, lo que hay detrás", resume. 

"Puente terrestre iraní"

Estados Unidos apenas desplegó 2.000 militares en Siria. Pero estaban repartidos en dos sectores a lo largo de la frontera iraquí, lo que permitía controlar también los movimientos de Irán. 

El proyecto de Irán de constituir un "puente terrestre" hacia el Mediterráneo fue mencionado varias veces por responsables israelíes, y la retirada estadounidense podría favorecer ese plan, avisan los expertos. 

El primer ministro Benjamin Netanyahu alertó en varias ocasiones que no permitiría a Irán, aliado del régimen de Bachar el Asad, implantarse militarmente en Siria. 

Estos últimos años, Israel tomó medidas llevando a cabo cientos de ataques aéreos contra lo que fue presentado como objetivos militares iraníes en Siria o convoyes de armas destinados al Hezbolá, el aliado libanés de Irán.

Con la retirada estadounidense, Israel podría apostar más sobre Rusia, que apoya también el régimen de Asad, pero este escenario solo es una hipótesis. 

Además, las consecuencias de la destrucción por error en septiembre de un avión ruso por la defensa aérea siria durante un ataque israelí agregan confusión al escenario.

El incidente provocó el enojo de Moscú contra Israel y complica las actividades aéreas israelíes en Siria. Tras la destrucción del avión, Rusia dio varios S-300, un sistema de defensa aéreo, a Damasco.

Para tranquilizar la opinión pública israelí, el primer ministro, que ha construido una relación personal con Donald Trump, afirmó que se había reunido previamente con el presidente estadounidense y con el secretario de estado Mike Pompeo.

"La decisión de retirar los 2.000 soldados estadounidenses de Siria no cambiará la coherencia de nuestra política. (...) Si es necesario, incluso ampliaremos nuestras acciones allí", dijo.

Para el general Eisenkot, jefe del estado mayor, la retirada estadounidense es un "significativa", pero "no tiene que ser sobrevalorada". "Hemos estado manejando solos este frente (sirio) durante décadas", argumentó.

Yaakov Amidror, exconsejero para la seguridad nacional de Netanyahu y exresponsable de la inteligencia militar, subraya así que las fuerzas estadounidenses no estaban implicadas en las operaciones israelíes en Siria. Pero, según él, las preocupaciones sobre la posibilidad que Irán aproveche la retirada son legítimas.