Última Hora

El Reino Unido conmemora este martes el aniversario del primer confinamiento con un "Día Nacional de Reflexión", en el que el Parlamento guardará un minuto de silencio en honor a los 126.000 muertos por el covid-19 en el país más castigado de Europa.

"Un año después, es justo que nos tomemos un momento para reflexionar sobre lo que hemos vivido como nación", afirmó Lindsay Hoyle, presidente de la Cámara de los Comunes, al anunciar el minuto de silencio que tendrá lugar a las 12H00 (locales y GMT) y estará seguido por la noche por un encendido de velas y lámparas de móvil desde puertas y ventanas.

El homenaje servirá también de agradecimiento por su labor a los trabajadores sanitarios y a todos los británicos por su esfuerzo.

"Todos hemos desempeñado nuestro papel, ya sea trabajando en primera línea como enfermero o cuidador, trabajando en el desarrollo y suministro de vacunas, ayudando a que esas inyecciones lleguen a los brazos, educando a nuestros hijos en casa, o simplemente quedándonos en casa para evitar la propagación del virus", afirmó el primer ministro, Boris Johnson.

Hace un año, el líder conservador había ordenado un confinamiento inicial de tres semanas -que finalmente fueron tres meses- durante el cual se cerraban las escuelas y todos los comercios "no esenciales" y se prohibían las reuniones de más de dos personas.

"A partir de esta tarde, debo dar al pueblo británico una instrucción muy sencilla: deben quedarse en casa", dijo, cuando la cifra de muertos en el país era de 335. Un año después son 126.172.

El primer ministro calificó entonces la pandemia de "la mayor amenaza a la que se ha enfrentado este país en décadas" y dijo que el Servicio Nacional de Salud (NHS), ya sobrecargado, sería incapaz de hacerle frente sin medidas radicales.

El Reino Unido registró su primera muerte por covid-19 el 5 de marzo de 2020, pero el gobierno de Johnson fue muy criticado por su falta de rapidez y determinación para frenar la propagación en comparación a otros países.

"Increíblemente difícil"

El propio primer ministro, de 56 años, enfermó gravemente, tuvo que ser hospitalizado en abril y pasó tres días en cuidados intensivos durante los cuales dijo haber temido por su vida.

También el príncipe Carlos, de 72 años, heredero del trono británico, contrajo la enfermedad al principio de la pandemia, pero dijo haber tenido síntomas ligeros.

Para el ministro de Sanidad, Matt Hancock, este "ha sido un año increíblemente difícil, probablemente el más duro de toda una generación". Y es "esencial" aprender de él, dijo el martes por la mañana al canal Sky News.

Johnson prometió que el primer confinamiento daría un vuelco a la situación, pero el país tuvo que reconfinarse otra vez durante cuatro semanas en noviembre -aunque las escuelas permanecieron abiertas- y de nuevo después de Navidad, en un tercer cierre total que empezó a levantarse muy ligeramente el 8 de marzo.

El ejecutivo apuesta ahora por que su masiva campaña de vacunación, que ya llegó a 28 millones de personas, más de la mitad de los adultos, permita levantar todas las restricciones progresivamente hasta el 21 de junio.