Última Hora

El presidente ruso, Vladimir Putin, declaró este miércoles que espera que se produzca una resolución "pacífica" de la crisis en Kirguistán, donde la presión ciudadana hizo que se anularan las legislativas y se liberara al principal rival del actual mandatario.

"Esperamos que todo se resuelva de manera pacífica. Esperamos que un proceso político democrático normal se restablezca lo antes posible", dijo Putin en una entrevista con la cadena de televisión pública difundida por el Kremlin.

"Estamos en contacto con todas las partes de este conflicto, y espero que después de la normalización de la situación política interna, continuemos desarrollando todos nuestros planes con Kirguistán", miembro de una unión económica patrocinada por Moscú.

Los controvertidos resultados de las legislativas del domingo, ganadas por dos partidos próximos al jefe del Estado, hicieron que miles de personas se lanzaran el lunes a las calles de Biskek. Hubo choques con la policía que provocaron al menos un muerto y 686 heridos.

Desde entonces, este país montañoso de Asia central es sacudido por una crisis política que genera temor ante un posible estallido de violencia en este Estado, ya marcado por dos revoluciones, en 2005 y 2010.

El líder kirguiso, Sooronbai Jeenbekov, acusó a sus opositores de pretender tomar el poder ilegalmente, y aseguró que mantiene el control del país.

Su gran rival y ex mentor, Almazbek Atambayev, presidente desde 2011 hasta 2017, fue liberado de prisión por manifestantes el lunes de noche.

Encarcelado desde 2017, Sadyr Japarov, un político nacionalista y crítico con Jeenbekov, también fue liberado de prisión por los manifestantes y el martes fue designado jefe de gobierno en medio de la confusión.