Última Hora

Leopoldo López, el más emblemático de los opositores presos en Venezuela, salió de prisión la madrugada del sábado y quedó en arresto domiciliario, tras 100 días de fuertes tensiones por una oleada de protestas opositores contra el gobierno de Nicolás Maduro.

En la primera imagen difundida de Lopéz, se puede ver como disfruta ahora el estar en su casa con sus hijos. 

Sonriente, ataviado con una camiseta blanca, López apareció ondeando la bandera nacional y el puño en alto en señal de victoria, en su primera aparición tras ser excarcelado, frente a dos centenares de seguidores eufóricos y de periodistas, sobre el dintel de la entrada de su casa, en el este de Caracas.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), acusado de seguir los dictados del gobierno, otorgó casa por cárcel a López, quien llevaba tres años y cinco meses preso, alegando "problemas de salud", según un fallo redactado por su propio presidente, Maikel Moreno, un polémico juez cercano a Maduro.

En un mensaje leído por el coordinador de su partido Voluntad Popular, Freddy Guevara, López ratificó su "firme oposición al régimen" y su compromiso de "luchar hasta conquistar la libertad de Venezuela".

Su excarcelación ocurre en momentos de fuerte convulsión social, en medio de una grave crisis política y económica: la oposición realiza protestas casi a diario que dejan 91 muertos desde el 1 de abril, para rechazar una Asamblea Constituyente convocada por Maduro y exigir su salida del poder.

"No estoy dispuesto a claudicar en mi lucha por la libertad de Venezuela y si ello implica que deba volver a una celda en Ramo Verde, estoy dispuesto a hacerlo", sentenció, al convocar también a los venezolanos a seguir en las calles. 

López, de 46 años, fue arrestado en febrero de 2014 y cumplía en la prisión militar de Ramo Verde, en las afueras de Caracas, una condena de casi 14 años, acusado de incitar a la violencia en las protestas que, durante cuatro meses ese año, exigieron la renuncia de Maduro, con saldo de 43 muertos.

Su esposa Lilian Tintori, con quien tiene dos hijos y a quien Donald Trump recibió recién instalado en la Casa Blanca, calificó la excarcelación como "un paso más por libertad de Venezuela".

- ¿Apertura o debilidad? -

Maduro aún no reaccionó, pero varios de sus ministros, como el de Defensa, general Vladimir Padrino López, destacaron que la decisión del TSJ fue producto del "diálogo", las gestiones interancionales y la "voluntad de paz" del presidente.

"Ojalá la MUD (opositora Mesa de la Unidad Democrática) asuma con madurez y paren la violencia", aseguró Elías Jaua, delegado por el mandatario para impulsar la Constituyente.

El analista Luis Vicente León cree que es un "evidente movimiento estratégico del gobierno para bajar la presión, que se precipita" por el rechazo mayoritario "demoledor" a la Constituyente.

"El gobierno está buscando apaciguar la protesta y mejorar su imagen" de cara a la elección, el 30 de julio, de la Constituyente, dijo a AFP el politólogo Luis Salamanca.

A fines de 2016, bajo mediación internacional encabezada por el exgobernante español José Luis Rodríguez Zapatero, gobierno y oposición iniciaron un diálogo auspiciado por el Vaticano, tras lo cual fueron liberados varios presos de bajo perfil. Pero la negociación fracasó en diciembre.

"El gobierno quiere dar mensajes de apertura y está respondiendo a la presión de Zapatero y otros negociadores", consideró León.

Salamanca y León advirtieron que la excarcelación podría posibilitar, pero muy lejos de lo que aspira la oposición: la salida de Maduro. 

López fue visitado varias veces por Rodríguez Zapatero, la última el pasado 4 de junio, cuando también asistió la entonces canciller Delcy Rodríguez y el hermano de ésta, el influyente dirigente chavista Jorge Rodríguez.

Tras esa reunión, Tintori negó que se estuviera negociando una medida de casa por cárcel a cambio de la desactivación de las protestas. "Leopoldo jamás va a negociar su libertad", aseguró.

Uno de sus abogados, Javier Cremades, dijo en Madrid que la medida muestra "cuán desesperados y divididos" están en el gobierno" la "debilidad de un régimen acorralado".

- "¡Libertad plena!"

López, a quien según su padre -del mismo nombre- le instalaron un brazalete electrónico, es el símbolo de los opositores presos, entre ellos el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, también bajo arresto domiciliario.

Su excarcelación fue saludada por los gobiernos de Brasil, México, España, Argentina, Chile, Colombia y Perú, en tanto que líderes de la oposición, como Henrique Capriles, pidieron su "libertad plena" y la de todos los presos.

"Es sólo un primer paso. Exigimos liberación de todos los presos políticos", reaccionó el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.

Según la ONG Foro Penal, los arrestos durante las actuales protestas subieron de un centenar a 430 el número de "presos políticos", que el gobierno no reconoce como tal sino que asegura se trata de presos por actos de violencia y conspiración.

Durante su encarcelamiento circularon denuncias de tortura y hasta falsas noticias sobre una muerte, pero el gobierno siempre lo desmintió mostrando fotos y videos como prueba de vida.

"La perversa justicia bolivariana aún tiene sus garras sobre él", agregó Cremades, al señalar que casa por cárcel "no implica modificación de su condena".

Sus defensores alegan que fue condenado por motivos políticos y con pruebas "manipuladas", violando sus derechos procesales.