Última Hora

“Petrificado”, “la mayor debacle del Siglo XXI” y “humillación”, son parte de los títulos que utilizan los diferentes medios españoles tras la estrepitosa goleada de 0-4 que recibió el Barcelona por parte del París Saint Germain en el partido de ida de los octavos de final.

Lea también: PSG humilla al Barcelona con un fenomenal Ángel Di María (4-0)

La derrota deja prácticamente muerto al club catalán que nunca en su historia ha remontado una goleada de tal magnitud.

“¿Recuerdan aquel Barcelona que respetaba el balón? ¿Aquel equipo que era capaz de gobernar a cualquiera al compás de un sinfín de pases siempre indescifrables para el rival? ¿Aquel grupo que cuidaba su centro del campo porque entendía que un corazón nunca podía quedar expuesto a la peligrosa temporalidad de las áreas? Pues ya no existe. Ya es un espantajo”, así describe la crónica del diario El Mundo.

Dicho medio afirma que el Barcelona está muerto y que “el equipo de Luis Enrique paga el desprecio a su identidad”.

Por su parte, diario AS afirma que el “PSG humilla al Barça” y que el club parisino “desnudó la triste realidad de un equipo que es un absoluto dislate táctico, físico y moral”.

Los periódicos de firma catalana, como Mundo Deportivo y Sport, no tuvieron piedad con el club blaugrana y también mostraron una álgida crítica.

“El PSG arrolla a un Barça herido de muerte” titula Mundo Deportivo.

“Sin orgullo, fuerzas, fútbol ni capacidad de competir para sobreponerse a la adversidad contra un rival tremendamente superior que obliga al Barça al mayor milagro europeo de su existencia en la vuelta del 8 de marzo”, afirma el rotativo en su portal web.

Sport afirma que el Barcelona fue una “caricatura” y estuvo lejos de mostrar su fútbol al que los tiene acostumbrados.

Lea también: Luis Enrique, técnico del Barcelona: 'Hemos sido claramente inferiores'

“Una marioneta en manos de un PSG que destrozó a su rival, una imagen borrosa e irreconocible”, detalla.

Finalmente, RTVE indica que el club francés desplumó al Barça y cataloga la noche para el olvido en las filas blaugranas.