Última Hora

Santiago, Chile | El presidente de Chile, el conservador Sebastián Piñera, condenó este martes la represión de las protestas en Santiago el pasado viernes, cuando un adolescente cayó al lecho del río Mapocho tras ser empujado por un policía.

"Condenamos clara y categóricamente cualquier atentado a los derechos humanos y también rechazamos cualquier desvío de los protocolos y las reglas que deben regir para la actuación de nuestras fuerzas de orden y seguridad", indicó Piñera en una declaración en el Palacio de gobierno, cuatro días después de los hechos.

El pasado viernes, durante las protestas en la plaza Italia de Santiago, epicentro de la revuelta social desde el 18 de octubre pasado, un agente de Carabineros (policía militarizada) empujó durante una carga policial a un joven de 16 años y le hizo caer desde más de siete metros al lecho seco del río Mapocho causándole lesiones en extremidades y cabeza.

El suceso revivió las críticas contra el actuar de la policía, que antes de la pandemia fue acusada por varios organismos internacionales de violaciones a los derechos humanos en el marco de sus acciones para controlar el orden público desde el inicio de las manifestaciones hace casi un año, que dejaron 30 fallecidos y miles de heridos y detenidos.

Además de la condena al hecho, por el que el uniformado fue puesto en prisión preventiva acusado de "homicidio frustrado", Piñera reiteró su "profundo respaldo" a la institución policial.

"Tiene la función fundamental de proteger el orden público y la seguridad ciudadana y tiene que hacerlo siempre utilizando los elementos que la ley les otorga, como el uso de la fuerza legítima y proporcional pero siempre tiene que ajustar su actuación al respeto irrestricto de los derechos humanos", señaló.