Última Hora

Cientos de trabajadores médicos de Hong Kong abandonaron sus trabajos el lunes, exigiendo que la ciudad cierre su frontera con China continental para reducir la propagación del nuevo coronavirus, en una protesta que podría ampliarse en la semana.

El centro financiero tiene 15 casos confirmados de la enfermedad, muchos de ellos con personas provenientes de China continental,donde comenzó la epidemia que ya provocó la muerte de más de 360 personas.

La protestas del personal médico no esencial se produce cuando el liderazgo de la ciudad, aliado de China, se resiste a sellar completamente la frontera.

Las autoridades han argumentado que hacerlo sería discriminatorio, económicamente perjudicial e iría en contra de los consejos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

No obstante, el gobierno de la ciudad ha suspendido algunos cruces y afirma que las llegadas desde el continente han disminuido significativamente.

Sin embargo, existe un creciente malestar público en una ciudad que mantiene una profunda desconfianza histórica hacia el continente después del brote de SRAS de 2003, que inicialmente fue encubierto por Pekín y que mató a casi 300 hongkoneses.

Miles de miembros de un sindicato de trabajadores médicos recién formado votaron en favor de la huelga el sábado a menos que se cumpla su demanda para que se cerrara la frontera, y el primer grupo interrumpió sus labores el lunes.

Los huelguistas son personal "no esencial", pero el sindicato ha adelantado que los trabajadores de primera línea, incluidos médicos y enfermeras, se retirarán el martes si no se cumplen sus demandas.

El personal se reunió afuera de los hospitales de toda la ciudad el lunes por la mañana, distribuyendo cintas blancas a sus colegas para alentarlos a unirse a la huelga.

"Si no hay un cierre completo de la frontera, no habrá suficiente mano de obra, equipo de protección o salas de aislamiento para combatir el brote", dijo a periodistas Winnie Yu, presidenta de la Alianza de Empleados de la Autoridad Hospitalaria.