Última Hora

El papa Francisco lanzará el sábado desde la tumba de San Francisco, en la ciudad italiana de Asís, su nueva encíclica "Fratelli tutti" (Hermanos todos) sobre la fraternidad universal y la amistad social, cuyo título ha desatado polémicas.

El pontífice firmará el texto en un acto privado y sin cámaras durante su primera salida afuera de Roma desde que comenzó la pandemia de coronavirus. El documento será divulgado oficialmente el domingo.

Se trata de un gesto emblemático para recordar el papel modernizador dentro de la iglesia de San Francisco, santo que inspira su pontificado y que se festeja justamente el 4 de octubre.

Dirigida a todos los católicos, el nuevo documento del papa argentino ha suscitado polémicas por su título, una cita de San Francisco, que se mantendrá en italiano en todas las lenguas, sin traducción, pero que ha sido tildado de "machista", al discriminar a las mujeres y dirigirse sólo a los "hermanos".

Las críticas provienen sobre todo de un grupo de teólogas alemanas que acusaron al papa de dejar de lado a más de la mitad de los miembros de la iglesia católica, es decir a las mujeres.

El director editorial del Vaticano, Andrea Tornielli, consideró en una nota publicada hace dos semanas "absurdo" criticar el documento por machista o que pretenda excluir a las mujeres, ya que se trata de una encíclica con un mensaje universal, "que habla verdaderamente al corazón de todas las personas", escribió.

Tornielli explicó que la frase del título se encuentra en las Admoniciones de San Francisco y que por ello "el papa obviamente no lo ha cambiado".

La tercera encíclica del papa argentino es el fruto de una profunda reflexión tras la grave emergencia sanitaria que azota al planeta en el 2020.

Guía en medio de la pandemia

Después de la encíclica "Lumen Fidei" (La Luz de la Fe), escrita a cuatro manos con su predecesor, Benedicto XVI y de "Laudato Sí", sobre la defensa de la Madre Tierra, escrita en 2015, el papa elaboró un texto que deberá servir de guía espiritual para los católicos ante los inéditos momentos que padece la humanidad.

Si bien el texto completo aún no se conoce, el papa latinoamericano reiterará el mensaje que envía al mundo desde el inicio de su pontificado en 2013 y que resulta muy vigente: "Nadie se salva solo", la fraternidad es el camino para la convivencia.

Francisco, desde la noche de su elección, el 13 de marzo de 2013, cuando asumió el nombre del santo de los pobres, saluda al mundo con las palabras "hermanos y hermanas", por lo que el Vaticano ha hecho caso omiso de los pedidos para cambiar el título del documento.

Varios católicos y católicas, entre ellas representantes del Consejo de Mujeres Católicas, solicitaron en un carta abierta que se incluya la palabra "hermanas" en el título.

Con el debate se abrió también una discusión línguistica, ya que en algunos idiomas resulta casi ofensivo excluir la palabra en femenino, debido a las transformaciones que ha tenido el lenguaje, como ocurre en español.

Pese a ello, el Vaticano ha insistido en que no hay que limitarse al título y que hay que recordar más las palabras, homilías, gestos y discursos del papa en el curso de su pontificado.

Tornielli señaló en particular aquellas pronunciadas el pasado 27 de marzo, durante la dramática Semana Santa, en una plaza San Pedro vacía y sin fieles por la pandemia.

"Con esta tormenta se ha caído el maquillaje de los estereotipos con los que disfrazábamos nuestros 'egos' siempre preocupados por nuestra propia imagen, y se ha descubierto, una vez más, esa (bendita) pertenencia común de la que no podemos escapar: la pertenencia como hermanos", dijo al anunciar indirectamente el tema del documento papal, la "pertenencia común" que nos convierte en hermanos y hermanas.