Última Hora

Un grupo de mujeres palestinas vestidas con niqab, el velo islámico que cubre totalmente el cuerpo excepto los ojos, se dedican a coser muñecos de Papá Noel, una imagen un poco extravagante pero real, registrada este martes en la Franja de Gaza.

Son las empleadas de una modesta fábrica en el norte del enclave palestino en la que trabajan una veintena de mujeres gazatíes, muchas de las cuales no pueden abandonar su localidad por las restricciones de los conservadores valores islámicos.

Esta empresa es una iniciativa de la cooperativa Zeina, en la localidad de Umm al Naser.

Asma Abu Qaida, la encargada de la fábrica, explicó a la AFP que estas trabajadoras aprendieron durante tres años a fabricar objetos para fiestas religiosas, como el Ramadán o la Navidad.

Siete de ellas también realizan labores de carpintería.

Para este periodo navideño, preparan muñecos de Papá Noel y figuras de madera del árbol de Navidad.

"Hacemos regalos de Navidad con amor y precisión", presume Abu Qaida, sobre sus productos empaquetados en cajas en las que pone "Feliz Navidad" en árabe e inglés.

La mayoría de sus clientes son organizaciones internacionales presentes en la Franja de Gaza, explicó la encargada.

Unas 6.000 personas residen en Umm al Naser, una localidad del norte de Gaza, el enclave bajo control del grupo islamista palestino Hamas desde 2007 y sometido a un estricto bloqueo de la parte de Israel desde hace una década.

Las labores en esta empresa representan para sus empleadas, muchas de ellas vestidas con niqab, una oportunidad para trabajar y salir del restrictivo marco familiar, en el que se les prohíbe salir de su localidad excepto en casos de emergencia, explicó Hanin Rizk, director ejecutivo de la cooperativa Zeina.

"Este proyecto de fabricación de regalos les da la oportunidad de demostrar sus habilidades", defendió.