Última Hora

La Organización Mundial de la Salud (OMS) colocó a Nicaragua en Fase 4 por COVID-19 este lunes, esto quiere decir que el país vecino está en transmisión comunitaria, la etapa más difícil de controlar, según los expertos.

Esto ocurre luego de que Nicaragua mantuviera un pobre control de la pandemia, desde hace 4 días que no actualiza sus números a la OMS.

Sin embargo, la entidad mundial fue más directa con un documento y, aunque el gobierno de Ortega mantenía datos similares a Costa Rica, donde aseguraban que estaban en la etapa de grupos de casos, con “identificación total” de los contagios, la OMS tomó la decisión de colocarlo en la fase 4.

Según los últimos datos oficiales del Ministerio de Salud de Nicaragua, tienen 279 casos positivos y 17 muertos.

Nicaragua defiende estrategia anticonfinamiento

Nicaragua defendió como acertada su decisión de no cerrar el país para contener el COVID-19 y acusó a la oposición de pretender "debilitar" al gobierno con la pandemia, según un "libro blanco" divulgado este lunes por las autoridades.

El contenido del documento fue calificado de "mentira" y "falaz" por médicos y opositores.

El libro señala que "la situación de la pandemia está bajo control", y rechazó críticas de expertos de salud y organismos internacionales por no establecer medidas de contención.

El documento fue distribuido por la Presidencia una semana después de que se hiciera el anuncio de un incremento exponencial de 25 a 279 contagios y 17 fallecidos.

Sin embargo, la ONG Observatorio Ciudadano, contabiliza 2.300 contagios, más de 400 muertos, con los hospitales colapsados.

"Critican al gobierno por no establecer cuarentena, no hacer cierre de fronteras, no prohibir el ingreso de extranjeros al territorio nacional ni suspender el ciclo escolar en colegios y universidades del sector público, todo con el propósito de debilitar la economía", señala el texto.

El ejecutivo justificó que "tomar medidas drásticas de cierres tendría un efecto debilitador para la economía, aún más, podría ser catastrófico".

"Nicaragua es el mismo ejemplo que Suecia, pero entre los países en desarrollo", que adoptaron una alternativa al cierre total de actividades, agrega el libro.

La exministra de Salud en la década de 1980, Dora María Téllez, calificó de "ofensiva" la comparación con Suecia.

"Nicaragua está a años luz" de alcanzar los niveles de bienestar que tiene la población sueca, y de forma irónica mencionó que "todo el que lea ese libro blanco se va a reír", porque el gobierno quiere que en el exterior "se compre su contenido como una verdad", apuntó Téllez.

En tanto el epidemiólogo Álvaro Ramírez, manifestó que "el libro blanco es un montón de mentiras organizadas, que da una falsa imagen de que el gobierno hace algo, pero que no representa ningún beneficio, y el pueblo va a pagar con sus muertos".

El gobierno acusa a la "oposición golpista" de una campaña masiva de desinformación para "socavar la confianza en el gobierno" y crear temor en la población con información falsa de que habrá cuarentena para causar compras de pánico y proyectar al exterior una visión de caos.

Haití en fase 4

Haití vive una situación similar al país vecino, donde a pesar de que los ciudadanos reportan una cifra alta de contagios, el gobierno mantiene datos muy alejados de la realidad con 812 casos positivos y 25 fallecidos.

Por esta razón es que la OMS también colocó a Haití en una fase 4.