Última Hora

Este martes la Policía Penitenciaria atendió una revuelta en el Centro de Formación Juvenil Zurquí, que dejó como saldo un oficial herido.

Según la información suministrada por el Ministerio de Justicia, los privados de libertad “incendiaron un colchón en protesta por no obtener permiso para salir a una actividad deportiva durante la hora del almuerzo”.

Al retirar una de las cabecillas uno de los oficiales recibió un corte con navajilla de afeitar.

“La población demandaba ser sacada a una actividad, pero esto rompe todos los protocolos institucionales, por lo que se le denegó el permiso. A raíz de esto, los jóvenes hicieron una escaramuza y como consecuencia, un muchacho resultó golpeado”, explicó Patricia López, directora del Nivel Penal Juvenil del Ministerio de Justicia y Paz.

El agente fue referido a la Clínica de Santo Domingo de Heredia.

Este es el segundo caso que requiere atención en la cárcel de menores, luego de que el domingo un incendio, provocado por los mismos presos, dañó gran parte de la infraestructura del centro penal.