Última Hora

En una ciudad rural de Nicaragua, un grupo de personas se organizó para conformar un comité ciudadano con el propósito de ayudar a las personas más pobres que se han contagiado del COVID-19.

Según la Cruz roja de la localidad, hasta la fecha se han salvado la vida de más de 500 personas. Donaldo Hernández de la Voz de América viajó hasta el municipio de Camoapa y nos cuenta la historia.

Hace unas semanas Epifanía Marín empezó su recuperación, tras haberse contagiado de COVID-19. Aún recuerda el momento más complicado de la enfermedad.

“Lo más difícil fue la falta de oxígeno porque eso me llenó de nervios porque al no poder respirar yo sentía que me iba a morir”, comentó la sobreviviente.

Por su avanzada edad y sus limitados recursos económicos, Epifanía no podía pagar el tratamiento médico para recuperarse. Sin embargo, un grupo de ciudadanos del municipio de Camoapa, ubicado a más de 100 kilómetros de Managua, conformó el comité ciudadano, el cual la ayudó con sus necesidades.  

“Después de Dios, ellos me han ayudado muchísimo. Todo el tratamiento me lo dieron y gracias a dios me estoy recuperando”, agregó Marín.

El comité ciudadano de Camoapa ha salvado la vida de más de 500 personas de escasos recursos que se han contagiado del nuevo coronavirus durante la emergencia sanitaria. Las ayudas provienen de la colaboración de sus ciudadanos.

“Nuestro comité es bien amplio. Somos más de 30 personas. Es un comité multisectorial en donde participa la iglesia católica, la iglesia evangélica, dos medios de comunicación, la Cruz Roja, 7 médicos. Gracias al aporte de los ciudadanos es posible ayudar”, explicó Ramón Mendoza, vicepresidente del comité ciudadano.

Los integrantes del comité aseguran que su labor continuará mientras la población lo necesite y exista la solidaridad.