Última Hora

Donaldo Hernández

A finales del mes de mayo, el gobierno del presidente Daniel Ortega proyectó que, para el ciclo agrícola 2020-2021, se lograría la meta de sembrar un millón 500 mil manzanas de granos básicos, lo que garantizaría un crecimiento de un 4.5 por ciento en la producción nacional.  

Según el diputado oficialista Douglas Alemán, la meta está cerca de cumplirse.  

“En el sector productivo nacional estamos empañados en satisfacer las demandas productivas de nuestro país y gracias a dios lo estamos logrando. A estas alturas ya estamos sacando la cosecha de primera y en la cosecha de primera ya se está cumpliendo con lo proyectado en el siclo agrícola”, indicó.

Y aunque economistas como Eduardo Solórzano creen que la producción no se ha detenido y que hay suficiente producción nacional, considera que hay otro factor que pone en riesgo la seguridad alimentaria de los nicaragüenses.  

“La seguridad alimentaria está en peligro, no tanto por la producción sino por el tema del desempleo. Estamos en niveles de desempleo muy altos. Entonces, aunque haya producción el problema es la capacidad y los ingresos para poder comprar esos productos”, dijo el economista.

Solórzano fundamenta su argumento en los 25 mil trabajadores que han perdido sus empleos en el sector industrial, cifra que se podría elevar a más de 100 mil, al cierre del 2020, según un estudio de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social.  

Ante este panorama, el economista y catedrático lamenta que las autoridades no hayan implementado programas de asistencia, como en otros países de Centroamérica.  

“Tanto Costa Rica, El Salvador y Panamá tienen unas políticas excelentes de protección social como entrega de paquetes de alimentos. En Nicaragua no las vemos todavía”, demandó Solórzano.

En este sentido, el diputado alemán alega que la economía nicaragüense es más vulnerable que la de otros países.  

“Nuestra economía por ser un país en vías de desarrollo, pues lógicamente tiene más afectación”, explicó el legislador.

Aunque el gobierno destaca un aumento en las exportaciones de sus principales productos, reconoce que el país tendrá una contracción superior al 4 por ciento.