Última Hora

Internacional

Mujeres pobres optan por uso de cocinas solares en Nicaragua

Cientos de mujeres nicaragüenses pobres han optado en los últimos años por el uso de cocinas solares para preparar los alimentos con el propósito de reducir el consumo de leña.

AFP Agencia 21/4/2015 09:59

Cientos de mujeres nicaragüenses pobres han optado en los últimos años por el uso de cocinas solares para preparar los alimentos con el propósito de reducir el consumo de leña, proteger el medio ambiente y la salud humana, informó este martes la fundación que promueve el proyecto.

Las cocinas han sido elaboradas por las beneficiarias con madera, láminas de zinc liso, vidrio y papel aluminio, con ayuda de la Fundación Proyecto Solar para Mujeres Nicaragüenses (Fuprosomunic), que trabaja en zonas pobres de los departamentos de Masaya, Granada, Rivas (sur) y León (noroeste).

La cocina es "un cajón con vidrio y reflector (de un metro cuadrado) que se pone al sol para ahorrar leña", explicó a la AFP la dirigente de Fuprosomunic, la ingeniera química Mercedes Álvarez.

Más de 800 mujeres han sido beneficiadas en los últimos nueve años por la fundación con estas cocinas, que pueden generar hasta 200 grados centígrados, "la temperatura óptima para cocinar", indicó.

El proyecto busca reducir el uso de leña o carbón en la preparación de los alimentos, que es muy común en las zonas rurales y semiurbanas de Nicaragua y una de las principales causas de enfermedades pulmonares en las mujeres, dijo Álvarez.

Las cocinas solares son fabricadas casi de manera gratuita por la fundación con una pequeña cooperación de 60.000 dólares del organismo suizo Frauen Solar Proyeckt Nicaragua.

La alcaldía de Dubai, de los Emiratos Árabes, distinguió en febrero pasado al proyecto con el premio de Buenas Prácticas Manufactureras (BPM).

Además de facilitar la cocinas solares, la fundación enseña a las mujeres a purificar el agua que extraen del manto acuífero a través de los pozos, a falta de redes de agua potable en Nicaragua.

"El agua del pozo se filtra con un colador o un trapo, se pone en una botella de plástico hasta el hombro (de la botella), se tapa, se agita 20 segundos, después se rellena" la botella hasta el tope y se pone a calentar en el techo de la casa de seis a 24 horas, explicó Álvarez.

"El calentamiento mata las bacterias" y produce un agua liviana y con buen sabor, aseguró.