Última Hora

Cientos de personas se manifestaron este sábado en el distrito de Queens de Nueva York para exigir el fin de la violencia contra los asiáticos, en el marco de una jornada nacional de acción nacional tras los mortíferos ataques a spas propiedad de integrantes de esa comunidad en Atlanta.

Los organizadores convocaron marchas en unas 60 ciudades de Estados Unidos, incluida la metrópolis de Georgia, junto con San Francisco, Los Ángeles, Chicago, Detroit y Portland.

"Llevamos un año en esta pandemia y la violencia antiasiática solo se ha intensificado", dijo Judi Chang, representante de la coalición antiguerra y antirracismo ANSWER, convocante de las manifestaciones.

Como muchos organizadores, Chang atribuyó el aumento del sentimiento antiasiático a la retórica política que proyecta a China como una amenaza.

"Todos los que conozco que son asiáticos han sido víctimas de violencia o acoso, agresión", dijo a la AFP en Nueva York. "Nos escupen, nos gritan. La gente se aleja cuando llegamos", denunció.

Un ataque armado a diversos establecimientos el 16 de marzo dejó ocho personas muertas, incluidas seis mujeres de ascendencia asiática, lo que provocó alarma y dolor en todo el país junto con el temor por un aumento de los crímenes de odio.

"¡Dejen de demonizar a China y al pueblo chino!", se leía en carteles enarbolados por manifestantes en Atlanta, mientras que otros portaban mensajes como "¡Di no al terror racista anti-asiático!" o "No soy un virus, no soy el enemigo, soy chino-estadounidense y amo lo que soy".

Irving Lee, un manifestante de Queens, calificó "la violencia antiasiática" como un "subproducto de la política exterior de Estados Unidos".

Cuando la propagación del covid-19 comenzó a afectar a Estados Unidos a principios de 2020, varios políticos, incluido el entonces presidente Donald Trump, lo llamaron el virus "de Wuhan" o "chino", lo cual, según Lee, ha tenido efectos devastadores en las comunidades asiáticas.

"He visto a muchas personas afectadas" por esa prédica, dijo a la AFP. "Tienen miedo de salir como consecuencia de la violencia".