Última Hora

Una publicación de CNN hace un recuento de las mujeres más influyentes de este 2013. Ellas ayudaron a recuperar la economía, lucharon contra la tiranía, defendieron el derecho a la educación y la igualdad.

El artículo de opinión fue escrito por Frida Ghitis, columnista de asuntos mundiales para The Miami Herald y World Politics Review.

La lista la encabeza Malala Yousafzai, una niña pakistaní de 15 años que los talibanes trataron de matar. Su delito fue defender el derecho a la educación de las niñas.

Malala se convirtió en la firme defensora del derecho a la educación un panorama aterrador para los talibanes. En octubre de 2012, extremistas que portaban ametralladoras subieron a un autobús escolar, preguntaron por Malala y luego, le dispararon en la cara.

En lugar de destruirla ahora la niña es más admirada que nunca y es la principal candidata para el Premio Nobel de la Paz.

La siguiente en la lista es Nadezhda Tolokonnikova de Pussy Riot.   En Rusia, la represión a la oposición política del presidente Vladimir Putin estimuló la creación del  grupo de punk rock llamado Pussy Riot.

La banda femenina protestaba en sus canciones en contra del creciente autoritarismo de Putin.

Dos de las integrantes fueron arrestadas cuando cantaban una canción en contra de Putin en una catedra Ortodoxa de Moscú.

Putin decidió  liberarlas porque Pussy Riot se ha convertido en un sinónimo de la severidad de su régimen.

La franqueza del grupo levantó una protesta internacional tan fuerte que incluso el presidente ruso, quien normalmente no se ve afectado por la opinión pública global, comenzó a sentir la presión.

Luego tenemos las voces femeninas contra la violación en India.  A medida que el 2012 llegaba a su fin, una horrenda violación en grupo ocurrió en Delhi, la capital de India.

La víctima era una estudiante de fisioterapia, de 23 años, quien resultó gravemente herida y murió a consecuencia de las heridas internas en 2013. La trágica historia impulsó a los hombres y mujeres de India a pelear en contra de la epidemia de violaciones en ese país.

Cuando la Unión Europea estuvo a punto de caer en el abismo económico, Angela Merkel  

mantuvo todo a flote, hizo frente a la crítica y mantuvo firme en un polémico programa de austeridad a pesar del menosprecio y la recriminación.

Forbes la nombró la mujer más poderosa del mundo, como lo ha hecho durante ocho de los últimos 10 años.

La lista continúa con Hillary Clinton. La interminable especulación con respecto a la postulación de Clinton para la presidencia en 2016 está fundamentada bajo la creencia de que tiene muchas probabilidades de convertirse en la próxima presidenta de Estados Unidos.

Clinton  es el símbolo de la incompleta búsqueda de la igualdad.

En 2006, los votantes en Chile eligieron a Michelle Bachelet para que ocupara la presidencia durante cuatro años. Este año, la reeligieron. La ex prisionera política y pediatra se convirtió en la primera directora de Mujeres de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que trabaja por la igualdad de género a nivel mundial.

Bachelet viene de América Latina, la tierra que nos dio la palabra "machismo". Pero su administración ha demostrado que el carisma y la habilidad no tienen género.

Janet Yellen es una brillante economista, nominada por el presidente estadounidense, Barack Obama, para convertirse en la banquera más poderosa del mundo, al dirigir la Reserva Federal de EU.

Yellen tiene un enfoque ligeramente más centrado en el crecimiento que su predecesor, y esa es una buena noticia para los desempleados, quienes aún enfrentan dificultades a pesar del auge de la bolsa de valores y un moderado crecimiento económico.