Última Hora

Kyle Rittenhouse, el adolescente estadounidense absuelto después de matar a tiros a dos hombres durante las protestas contra la brutalidad policial en el estado de Wisconsin el año pasado, defendió sus acciones, diciendo que la autodefensa "no es ilegal".

En comentarios transmitidos por la cadena Fox News, el adolescente, visto sonriendo mientras viajaba en un automóvil después del veredicto, dijo que estaba aliviado de que su "difícil viaje" había concluido.

"El jurado llegó al veredicto correcto: la autodefensa no es ilegal", señaló Rittenhouse a Fox, antes de una entrevista reveladora que se difundirá el lunes por la noche y un documental posterior sobre el adolescente programado para salir al aire en diciembre.

Más tarde, un representante de la familia Rittenhouse informó que ésta había sido trasladada a una locación reservada.

"Se encuentran bien en este momento, están en una ubicación reservada. Son una familia y todos están simplemente extasiados", declaró su vocero David Hancock a la cadena televisiva CBS. 

El viernes, un jurado decidió que Rittenhouse, de 18 años, no era culpable de homicidio imprudente e intencional y otros cargos derivados de los tiroteos que tuvieron lugar en agosto de 2020 en la ciudad de Kenosha.

El fallo generó protestas en ciudades de todo el país el viernes por la noche, desde Nueva York hasta Portland, Oregón, así como aplausos dispersos fuera de la sala del tribunal, en tanto recibió elogios de los defensores de los derechos de armas.

El caso atrajo la atención nacional, en parte porque surgió de las manifestaciones del movimiento "Black Lives Matter" (Las vidas negras importan) contra el racismo y la violencia policial que estallaron en todo el país el año pasado y que se vieron marcadas por una controvertida mezcla de armas, tensiones raciales y vigilancia civil.

El 23 de agosto de 2020, Kenosha, en la región de los Grandes Lagos, fue escenario de revueltas luego de que policías hirieron gravemente a un joven negro, Jacob Blake, a quien dispararon por la espalda durante un intento de arresto.

Rittenhouse, que entonces tenía 17 años, se sumó a grupos armados que decían actuar para "proteger" los comercios y abatió a dos hombres blancos e hirió a un tercero con un fusil semiautomático.