Última Hora

La Argentina de Lionel Messi festejó una victoria el viernes ante Honduras 1-0, con un gol de fantasía de Gonzalo Higuaín, en un amistoso de despedida de su gente antes de jugar la Copa América Centenario en Estados Unidos.

La noche se había iluminado con destellos de talento del delantero del FC Barcelona. "Messi sufrió un traumatismo de zona lumbar en el lado izquierdo y parrilla costal de la misma zona. Para un diagnóstico más acabado, dejó el estadio del Bicentenario para realizarse estudios", informó la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) en un parte médico en su página web.

La salida de Messi fue una sombra en el horizonte. 'Pipita' Higuaín marcó a los 31 minutos, tras girar de espaldas al arco y tocar suave sobre la salida del arquero. Fue un resplandor mágico. Los 'catrachos' supieron montar un cerrojo defensivo e incluso atacar en forma aislada.

"Tiene un fuerte golpe en la zona lumbar. Lo llevaron a un sanatorio para realizarle estudios y determinar la gravedad. Es un golpe en la zona de las costillas. No estoy en condiciones de adelantar nada", dijo el DT Gerado 'Tata' Martino en rueda de prensa.

'La Pulga' rosarina deberá viajar ahora de regreso a España para rendir cuentas ante la Justicia por un caso de evasión fiscal. Se reincorporará al plantel en Santa Clara, dos días antes del debut ante Chile, el 6 de junio, por el Grupo D. Completan la llave Bolivia y Panamá.

¡Agarren a Messi!

El DT colombiano de los centroamericanos, el colombiano Jorge Luis Pinto, organizó un doble candado para sujetar a los argentinos. Dispuso una línea de fondo con cinco hombres, liderados por Maynor Figueroa, y otra trinchera delante con el despliegue físico de Bryan Acosta y Emilio Izaguirre. A Pinto le daba resultado.

Los argentinos respondían con relámpagos de habilidad de Ángel Di María y de Erik Lamela, pero le costaba encontrar una fisura en aquella defensa. A Messi lo vigilaban y bloqueaban de a dos o de a tres, y hasta apelaban a tomarlo de la camiseta, pero sus iluminaciones rompían la monotonía. Faltaba el tiro del final.

El cero se quebró cuando Higuaín dibujó su pequeña joyita al batir al sólido guardavalla Donis Escober. Tenía que ser una maniobra individual. El zaguero Johnny Leverón fue un gladiador difícil de superar. Lo asistían con eficacia Jorge Claros y Romell Quioto.

 

Amenazante Honduras.

Argentina ha logrado consolidar una pareja de zagueros centrales armónica y firme como hace mucho tiempo no poseía. La forman Ramiro Funes Mori y Nicolás Otamendi. Pero Honduras le encontró flancos débiles a la retaguardia argentina.

Se proyectaba Quioto, se movía por todo el frente de ataque Alberth Elis e incluso Marco Vega se perdió un gol increíble, sólo frente al arquero Sergio Romero en la segunda etapa. En la primera el guardameta argentino también le había tapado otro remate a quemarropa.

Hasta se atrevieron los 'catrachos' a adelantarse en el campo. Su dilema era desmantelarse de este modo en el fondo. De pronto todas las miradas se posaron con preocupación en Messi. La gente contuvo el aliento cuando 'La Pulga' cayó, con dolor en la cintura, tras sufrir un rodillazo. Tuvo que salir.

La entrada de Sergio 'Kun' Agüero le dio otro ritmo al ataque e incluso llevó zozobra con un par de atinados remates al arco e incursiones profundas.