Última Hora

El gobierno de Boris Johnson fue fustigado el martes tras descubrirse que ignoró hace tres semanas el consejo de sus científicos de imponer un breve confinamiento para frenar los contagios de covid-19, cuya segunda ola se extiende ahora por el país.

El acta, publicada el lunes por la noche, de una reunión del Grupo de Asesores Científicos para Emergencias (SAGE) mostró que este había recomendado el 21 de septiembre aplicar un nuevo confinamiento de una o dos semanas para "romper el circuito" de transmisiones.

También aconsejó aplicar "inmediatamente" medidas como cierre de bares y restaurantes, prohibición de recibir en casa a otras personas y realizar todos los cursos universitarios en línea.

En su lugar, Johnson esperó hasta este lunes para imponer un nuevo sistema de restricciones en tres niveles, de los cuales solo el último implicará cierres en la restauración. Este se aplica por ahora solo a la región de Liverpool, con 600 casos de covid-19 por 100.000 habitantes.

"No tengo confianza, ni nadie tiene confianza, en que las medidas para el nivel tres (...) sean suficientes para controlar" el virus, ya había advertido el principal consejero médico de Inglaterra, Chris Whitty, al comparecer en rueda de prensa conjunta con el primer ministro.

Esto encendió una alerta que el martes se disparó.

"Me alarmé bastante cuando vi el acta del SAGE anoche", dijo a la televisión BBC el portavoz del opositor Partido Laborista para cuestiones de salud, Jonathan Ashworth.

Johnson "siempre nos dice que se rige por la ciencia" pero "evidentemente, han rechazado recomendaciones científicas importantes", denunció.

Con el mayor número de muertos por covid-19 de Europa, casi 43.000, el Reino Unido se esfuerza por evitar un segundo confinamiento de catastróficas consecuencias económicas tras la histórica recesión provocada por el primero.

"El primer ministro tiene que encontrar un equilibrio protegiendo la vida de las personas (...) al tiempo que preserva cosas que nos importan como la educación, mantener el mayor número de empleos posibles y garantizar que otros riesgos para la salud, como la salud psicológica y otras enfermedades no se descuiden como resultado" de un segundo confinamiento, dijo el martes el ministro de Comunidades Locales, Robert Jenrick, a la radio BBC.

Por su parte, algunos parlamentarios del Partido Conservador de Johnson criticaron las restricciones impuestas con el nuevo sistema en tres niveles, por considerarlas demasiado duras.