Última Hora

Birmania rindió homenaje este domingo a la primera víctima de la represión militar, una joven de 20 años que se convirtió en icono de la resistencia contra el golpe de Estado, objeto nuevamente de manifestaciones en su contra a pesar de la letal violencia policial.

Los funerales de Mya Thwate Thwate Khaing, que había sido herida de bala el 9 de febrero y falleció días después, tuvieron lugar en la periferia de la capital Naipyidó con la presencia de varios miles de personas.

Con tres dedos levantados en señal de resistencia ante el paso del cortejo fúnebre, la multitud coreó "Abajo la dictadura" y "Lucharemos hasta la victoria", antes de dispersarse en silencio.

Casi tres semanas después del golpe de Estado militar del 1 de febrero, la movilización a favor de la democracia se mantiene en todo el país, tanto en las grandes ciudades como en las zonas rurales.

Varios miles de manifestantes marcharon el domingo cerca del campus universitario principal de Rangún, al igual que en Mandalay, escenario de la represión más severa desde el golpe el sábado.

En esta ciudad del centro del país, la policía disparó contra los manifestantes que acudían a apoyar a los trabajadores de un astillero en huelga, causando la muerte de dos personas y treinta heridos.

"Murieron dos personas, entre ellas un menor que recibió una bala en la cabeza" y unas treinta resultaron heridas, dijo Hlaing Min Oo, jefe de un equipo de socorristas voluntarios.

"La mitad de las víctimas fue alcanzada por disparos con munición real", agregó Hlaing Min Oo.

Médicos que trabajan en el terreno que no quisieron revelar su identidad por temor confirmaron que su utilizaron balas de verdad.

Más de una decena de personas fueron detenidas, según la prensa local.

El diario estatal Global New Light of Myanmar no mencionó a las víctimas, culpó a los manifestantes por su comportamiento "agresivo" y dijo que tres soldados y ocho policías resultaron heridos.

Por otra parte, un hombre de 30 años murió el sábado en Rangún cuando patrullaba cerca de su casa en el marco de una iniciativa ciudadana para impedir las detenciones nocturnas de opositores al régimen. "Lo mató la policía", aseguró su cuñada.

La televisión estatal confirmó su muerte, asegurando que 20 personas atacaron un vehículo de la policía y ésta efectuó disparos de advertencia para dispersarlas.

- "Uso de fuerza letal" -
De su lado, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, condenó el sábado "el uso de fuerza letal" en Birmania, en reacción a los dos muertos en Mandalay.

Facebook cerró este domingo la cuenta de la junta militar denominada "True News" (Noticias verdaderas) al considerar que desde la misma se incitaba a la violencia.

Una portavoz de la red social dijo que cerraron la cuenta Tatmadaw True News Information Team por "las repetidas violaciones de los estándares de nuestra comunidad que prohíbe la incitación a la violencia y los daños coordinados".

Las fuerzas de seguridad en el país han incrementado la represión contra las manifestaciones masivas y en general pacíficas que piden el regreso de la depuesta líder civil Aung San Suu Kyi, detenida, así como varios de sus máximos aliados políticos, desde el golpe del 1 de febrero.

El actor Lu Min, una de las figuras de las manifestaciones en Rangún, fue arrestado en la noche del sábado, anunció llorando su mujer en varias redes sociales.

Más de 570 personas -responsables políticos, activistas, o huelguistas- han sido detenidas desde el 1 de febrero y solo han sido liberadas una cuarentena, según una ONG de asistencia a los presos políticos.

"¿Dónde esta la justicia?, "Stop terrorismo", "¿Cuántas vidas se van a cobrar antes que el mundo reaccione?", se podía leer en las redes sociales.

La junta informó también de la muerte de un policía a principios de semana.

Los ministros de Relaciones Exteriores de la UE tienen previsto reunirse el lunes para analizar eventuales sanciones.

- ¿Sancionar a los conglomerados? -
Medidas coercitivas contra los generales, como las que ha anunciado Estados Unidos, Canadá y Reino Unido, no bastarán, han advertido varias ONG que piden que se castigue a los grandes conglomerados controlados por los militares.

China y Moscú, aliados tradicionales del ejército birmano en Naciones Unidas, consideran que se trata de "un asunto interno" de país.

Los militares volvieron a cortar las conexiones de internet por séptima noche consecutiva antes de ser restauradas por la mañana.

Los militares han justificado el golpe de Estado por los supuestos fraudes cometidos en las legislativas de noviembre, que ganó por mayoría aplastante el partido de Suu Kyi, y han prometido nuevas elecciones dentro de un año.