Última Hora

Berlín, Alemania | El modesto club alemán FC Düren afronta el partido del jueves de la primera ronda de la Copa de Alemania ante el Bayern de Múnich con la intención de "hacerlo mejor que el Barcelona" y no encajar ocho o más goles contra el vigente campeón de la Champions.

Con la mayoría de la primera plantilla del gigante bávaro recién llegada de sus compromisos internacionales, el técnico Hansi Flick formará con un equipo plagado de suplentes y jóvenes en este duelo copero a puerta cerrada.

Un cuarteto de nuevos fichajes -el defensor Bouna Sarr, el delantero Eric Maxim Choupo-Moting, el centrocampista Marc Roca y el extremo Douglas Costa- podrían salir de inicio ante el modesto equipo de la quinta categoría del fútbol alemán.

"Queremos ser mejores que el Schalke y el Barcelona", lanzó el presidente del FC Düren Wolfgang Spelthahn.

Aludía así a la victoria 8-2 del Bayern ante el FC Barcelona de Leo Messi en cuartos de final de la Liga de Campeones en Lisboa, y al 8-0 encajado por el Schalke en el inicio de la Bundesliga.

Ese partido de Copa fue aplazado a mediados de septiembre para permitir al Bayern un tiempo suplementario de descanso después de ganar la final de la Champions el 23 de agosto.

Pero ese partido 'a priori' asequible abrirá una brutal secuencia de ocho partidos en 23 días para el Bayern, entre ellos ante el Atlético de Madrid, el Lokomotiv de Moscú y el Salzburgo en Liga de Campeones.

"Si mantenemos el marcador en cero lo máximo posible y el Bayern nos infravalora un poco...", afirmó con optimismo el volante del Düren Adis Omerbasic.

El modesto club de la pequeña ciudad homónima de Renania del Norte-Westfalia renunció a su ventaja de jugar en casa para gozar de la oportunidad de disputar un partido en el Allianz Arena, aunque será sin público debido a la pandemia de coronavirus.