Última Hora

Este jueves se cumplieron dos semanas desde el inicio de la invasión rusa a Ucrania. Este conflicto ya ha dejado a más de 2 millones de ucranianos en el exilio, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Hasta ahora, ese mismo organismo contabiliza 516 civiles muertos, un balance probablemente inferior a la realidad.

Sobre ellos se refirió el Embajador ruso en Costa Rica, Yury Bedzhanyan, quien envió sus declaraciones a Teletica.com después de que este medio le solicitara una entrevista la semana pasada.

Bedzhanyan define esta crisis como la culminación del “peligroso curso político de Ucrania incitado por el Occidente” y defiende que Rusia optó inicialmente por resolver el conflicto por la vía diplomática, incluso “viéndose obligado a reconocer las dos regiones separatistas de Donetsk y Lugansk como estados independientes” y ante una “escalada militar marcadamente creciente a lo largo de la línea de alto el fuego entre las tropas ucranianas y estas regiones”.

Fue por esta razón, explica Bedzhanyan, que Rusia optó por iniciar un proceso que garantizaría “la seguridad de casi 4,5 millones de residentes de las regiones de Donetsk y Lugansk, a sus derechos a la vida, a una que fuera pacífica”, por lo que el Gobierno de Vladimir Putin decidió “llevar a cabo una operación militar especial para privar a las fuerzas armadas de Ucrania y a los grupos paramilitares nacionalistas de la posibilidad de continuar con su política desenfrenada, esencialmente militarista, hacia su propio pueblo”, defiende el representante diplomático.

El conflicto inició, precisamente, en las autoproclamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, en Donbás, una región histórica al sudeste de Ucrania que está ubicada en una posición estratégica por tener salida hacia el mar Negro, lo cual permite el acceso al Mediterráneo. 

Este núcleo regional de discordia entre Rusia y Ucrania se crispó en 2014, y a partir de ese momento vive un conflicto armado entre las milicias prorrusas y el Ejército ucraniano que ya ha dejado a más de 14.000 muertos, según la ONU. En los últimos años, además de estar en conflicto con el gobierno en Kiev, estos territorios han estado dirigidos por gobiernos separatistas, generalmente considerados como representantes de Rusia dentro de Ucrania porque, desde que proclamaron su existencia, se ha mostrado que han recibido apoyo militar y financiero de Moscú, aunque este es un hecho que Rusia niega.

Sobre esto, el Embajador de Rusia explica que, contrario a lo que reportan los medios internacionales, estos no son “territorios temporalmente ocupados, como pretenden reclamar en Kiev y en varias capitales occidentales, sino territorios perdidos como resultado de una política misantrópica hacia sus propios ciudadanos que el liderazgo en Ucrania convirtió en una idea nacional después del golpe de Estado en 2014 respaldado por el Occidente”. Sobre este punto, destaca un hecho ocurrido el 2 de mayo de 2014 en la ciudad ucraniana de Odesa, “cuando unos manifestantes pacíficos en desacuerdo con este golpe fueron quemados vivos en la Casa de los Sindicatos y, a pesar de que se conocen los nombres de los delincuentes que cometieron este crimen, estos no han sido castigados todavía”.

Estos hechos ocurrieron en medio de los disturbios que tuvieron lugar en la ciudad portuaria, y donde 42 personas murieron en un incendio mientras se resguardaban en un edificio de los prolongados enfrentamientos callejeros entre los grupos a favor de Ucrania y de Rusia.

“¿Dónde han estado todos estos años las voces de los que hoy con tanto celo condenan a Rusia? ¿Por qué nadie “se dio cuenta” de cómo las fuerzas armadas ucranianas masacran sistemáticamente a su población civil solo por ser de habla rusa? Tales hechos en otras regiones del mundo se llaman en una palabra: ¡genocidio!”, afirmó Bedzhanyan.

Yury Bedzhanyan también hizo hincapié en “la campaña de difamación por parte de los occidentales” y asegura que puede dar una serie de ejemplos sobre algunas de las “fake news” que el Gobierno ruso considera que han sido parte de una “campaña desmedida de desinformación por parte de los medios occidentales”. Por lo tanto, en aras de defender la objetividad, a continuación citamos algunos de los ejemplos que proporcionó el embajador sobre este tema.

¿Cuáles son algunas de las informaciones que ahora circulan y que le gustaría desmentir?

Primero: Las noticias sobre un supuesto ataque ruso con misiles contra un edificio residencial en Kiev. En realidad hubo una falla en el sistema de guía de un misil del sistema de defensa antiaéreo ucraniano “Buk-M1”. Fue un misil ucraniano que golpeó el edificio por esta falla.

Segundo: El 3 de marzo, se comunicó sobre un ataque ruso contra la central nuclear Zaporizhzhia. En realidad, ya el 28 de febrero, las FFAA rusas tomaron el control de la central nuclear de Zaporizhzhia y sus alrededores. En aquel momento, las unidades ucranianas que custodiaban la planta habían abandonado el lugar. Los últimos cinco días, el personal de la central nuclear ha trabajado de manera regular, controlando la situación radiactiva. Pero en el territorio adyacente a la planta nuclear, que ya estaba bajo el control ruso, se realizó un intento de una terrible provocación: un grupo de sabotaje ucraniano abrió fuego desde las ventanas del campo de entrenamiento que se encuentra fuera del área principal de la central, contra el ejército ruso. En respuesta, las posiciones de los saboteadores ucranianos fueron neutralizadas. Escapando, el grupo de sabotaje prendió fuego al edificio. Actualmente, la central nuclear continúa operando regularmente. Lo arriba expuesto representa otro ejemplo de la desinformación y la manipulación por parte de las autoridades ucranianas que recurren a las provocaciones cada vez más peligrosas para crear en el mundo un ambiente hostil acerca de Rusia.

Tercero: Cuántas noticias falsas, videos, fotos sobre “muerte heroica” de los guardias fronterizos en la isla de las Serpientes en el Mar Negro difundieron los medios de comunicación del mundo, incluso en Costa Rica. En realidad, todos los 83 guardias fronterizos ucranianos están vivos y tras rendirse voluntariamente a las fuerzas rusas, serán transportados de forma segura y digna a sus familias. Cabe destacar que incluso la misma Marina de Guerra de Ucrania oficialmente confirmó que están vivos.

¿Por qué está entre los intereses de Rusia anexar la región de Ucrania?

Encuentro esta pregunta completamente irrelevante. Si escuchó atentamente lo que dije antes, entonces su pregunta encaja muy lógicamente en la imagen de Rusia “sedienta de sangre” que el Occidente colectivo ha estado tratando de crear durante muchos años. Hechos irrefutables de la historia de nuestro país, si realiza un análisis objetivo de los acontecimientos de los últimos años, de los últimos siglos, le permitiría sacar una conclusión diferente.

Mire lo que está pasando hoy. Varios países han asumido activamente la reescritura de la historia, donde, según sus afirmaciones sin fundamento, en realidad se están haciendo intentos de glorificar el nazismo. Es sorprendente que Estados Unidos, nuestro aliado en la Segunda Guerra Mundial, con el que juntos le rompimos la espalda a la Alemania nazi, se uniera activamente a esto. Desafortunadamente, el problema de la reevaluación, la reescritura de la propia historia, es ahora un problema grave en los propios Estados Unidos. ¡Pero este es su derecho!

Críticas a la prensa

Entre las críticas del representante diplomático, está que países como Costa Rica opten por consumir noticias de destacados y respaldados medios internacionales, como Agence France Press, Associated Press, Bloomberg y Reuters. No es la primera vez que el Gobierno ruso desacredita y deslegitima el trabajo periodístico de estos medios con gran trayectoria histórica y apoyados por las grandes alianzas institucionales de la mayoría de los países firmantes de acuerdos mundiales. 

De hecho, Rusia ha censurado a muchos de estos medios, incluida la emisora alemana Deutsche Welle, entre otras, además de los medios de comunicación rusos que, según el Gobierno de Putin, deben ser procesados por cargos de “altra traición” por ayudar a “Estados extranjeros en actividades dirigidas contra la seguridad de la Federación Rusa” con su contenido informativo. Estos hechos ya han sido denunciados por organizaciones internacionales como Aministía Internacional como una ofensiva a la prensa independiente. 

Ya más de una decena de medios independientes se han visto obligados por la Fiscalía y por Roskomnadzor (el organismo que regula los medios de comunicación en Rusia) a eliminar todos los contenidos que describan como “invasión”, “guerra” o “agresión” lo que ocurre en Ucrania, además de los contenidos considerados contrarios a la normativa y con informaciones críticas sobre el Kremlin.

La oenegé Reporteros sin Fronteras (RSF) anunció hoy que había "desbloqueado" el sitio de información independiente para Rusia Meduza, censurado a principios de marzo por el Kremlin.

Según informaciones de AFP, las autoridades rusas habían limitado el acceso a los sitios de cuatro medios independientes el pasado 4 de marzo: Meduza - cuya página de inicio era completamente inaccesible, las  emisiones en ruso de la  BBC y de la radiotelevisión internacional alemana Deutsche Welle (DW) y de Radio Svoboda, antena rusa de Radio France International (RFE/RL).

Meduza, "que asegura contar con más de 13 millones de visitantes cada mes" había sido calificado de "'agente del extranjero' desde hace un año aproximadamente", recuerda RSF.

Youtube Teletica