Última Hora

Las primeras proyecciones en las elecciones presidenciales de Bolivia daban una amplia victoria al exministro Luis Arce, candidato del partido de Evo Morales, Movimiento al Socialismo (MAS).

El conteo rápido publicado por la televisora Unitel daba a Arce más de un 52%, mucho más de lo que auguraban las encuestas de intención de voto. Al expresidente Carlos Mesa, el conteo rápido le daba más del 31%.

La noticia llegó pasada la media noche, en medio de un extraordinariamente lento escrutinio oficial, lo que causó incertidumbre y tensión tras una jornada que había transcurrido con tranquilidad.

"Hemos recuperado la democracia y hemos recuperado la esperanza", dijo Arce, visiblemente emocionado. "Vamos a construir la unidad".

"Vamos a construir un proceso de cambio (...) aprendiendo de nuestros errores", agregó.

El país sudamericano fue a las urnas este domingo para elegir, un año después, a su nuevo presidente, tras los convulsos comicios que llevaron a protestas, denuncias de fraude y a la renuncia y exilio de Evo Morales.

¿Quién es Luis Arce?

La trayectoria política de Arce está íntimamente ligada a la de Evo Morales, de quien fue ministro de Economía durante gran parte de los 14 años que estuvo en el poder.

Como artífice de la política económica de Morales, es visto como el responsable de las reformas que llevaron al despegue económico de Bolivia durante los años del MAS.

Nacido en 1963 en La Paz en una familia de profesores de escuela, Arce estudió Economía en Bolivia, hizo una una maestría en Reino Unido y de retorno a su país comenzó a trabajar como funcionario público en el Banco Central de Bolivia (BCP), donde se desempeñó en diferentes cargos.

Junto a su trabajo en el BCB, se dedicó también a la docencia e impartió numerosos cursos en universidades de Bolivia, como de EE.UU. y América Latina, entre ellas Harvard, Columbia o la Universidad de Buenos Aires.

Tras el ascenso al poder de Morales, fue nombrado en 2006 ministro del entonces Ministerio de Hacienda que posteriormente tres años después se convertiría en el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas.

Su gestión es vista como uno de los pilares que llevó al país sudamericano no solo a reducir su inflación y a un boom económico, sino también a disminuir notablemente la pobreza.

Al frente del Ministerio, Arce promovió medidas para incentivar el mercado interno, la estabilidad cambiaria y la promoción de políticas de industrialización de los recursos naturales.

Pero tal vez una de sus medidas más importantes y controversiales fue una serie de "nacionalizaciones", principalmente la de los hidrocarburos cuya recuperación Arce consideró como uno de los pilares sobre los que se sustentó la economía de Bolivia en todos estos años.

Tras sufrir un cáncer de riñón, renunció al cargo en 2017, y tras una larga recuperación en Brasil, regresó a Bolivia y volvió a asumir el puesto hasta la renuncia de Evo Morales hace casi un año.

En enero pasado, el MAS lo nombró como su candidato a la presidencia (con el excanciller David Choquehuanca como compañero de fórmula) para las elecciones que se programaron inicialmente para mayo y luego fueron pospuestas para septiembre y luego nuevamente aplazadas a octubre por la pandemia de coronavirus.

Su nominación provocó cuestionamientos incluso dentro del mismo partido, por el hecho de que Arce proviene de la clase media urbana y no de las organizaciones sindicales y campesinas que componen gran parte de las bases del MAS.

Horas de incertidumbre

El Tribunal Supremo Electoral fue objeto de numerosas críticas por la ausencia de información oficial sobre el resultado de la elección de este domingo.

Pese a los temores de disturbios, durante las más de nueve horas de votaciones, medios locales destacaron que los comicios transcurrieron sin mayores incidentes y escasas denuncias de fraude.

"Hemos tenido una jornada tranquila en todo el país hasta este momento", dijo en un comunicado el viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaria.

Pero los comicios de este domingo no fueron solo singulares por su calma, porque se realizaron en medio de la pandemia o porque fueron pospuestos en dos ocasiones por el coronavirus (debían haberse celebrado en mayo). También por la demora en conocer sus resultados.

romero
Reuters
Romero no dio una fecha exacta sobre cuándo se podrán conocer los resultados.

Y es que la noche antes de su realización, el Tribunal Supremo Electoral anunció que no utilizaría un nuevo sistema de conteo rápido, lo que daba por sentada la demora en los resultados.

El presidente del TSE, Salvador Romero, explicó que le decisión debido a que las pruebas realizadas al sistema no permitían tener seguridad del conteo.

"El TSE ha efectuado, en el transcurso de las últimas semanas, las pruebas y simulacros para el DIREPRE (siglas del nuevo sistema de Difusión de Resultados Preliminares). Y queremos informar al país que los resultados de las pruebas no nos permiten tener la seguridad de la difusión completa de los datos que ofrezcan certidumbre al país", indicó.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6ekpZ0RCrs4&t=8s