Última Hora

El padre del niño que fue sacado por sus padres de un hospital británico sin consentimiento médico, publicó un video en el que expone su versión de los hechos.

La grabación fue puesta en el canal de Youtube de uno de sus hijos, Naveed King, y en ella el hombre asegura que solo trató de ofrecer al pequeño un tratamiento menos agresivo.

Ashya King, el pequeño de cinco años, padece de un tumor cerebral y luego de su sustracción del centro médico, la Interpol emitió una alerta mundial por el “secuestro” del menor y debido a la urgencia por que este recibiera atención médica.

Después del intenso movimiento y la publicación global de la noticia, Ashya y sus padres fueron hallados en un hotel de Málaga, en España.

A continuación un a breve transcripción de las palabras del hombre:

“Hemos sido etiquetados como secuestradores, que hemos puesto su vida (la del niño) en riesgo, que somos negligentes. Yo quiero mostrar esa máquina que como ven, está conectada. Tenemos muchas de las muestras de comida y suplementos. Como ven, no hay nada de malo en él, está muy feliz, de hecho. Ha sonreído más e interactúa más”.

Según King, en Hospital de Londres, el cirujano hizo un gran trabajo al operar el tumor cerebral, pero luego el niño entró en un síndrome que limitaba su movimiento y el habla.

Asegura que antes de hablar con los oncólogos hicieron una investigación previa sobre tratamientos y encontraron la radioterapia con haz de protones. Visitaron a los oncólogos y le preguntaron sobre este método, que a su parecer, es menos invasivo y agresivo para un niño que la radioterapia convencional.

“El haz de protones es mejor para los niños con cáncer cerebral porque ataca sólo al área del tumor, mientras que la radiación normal, atraviesa toda su cabeza, pudiendo destruir cualquier cosa.

”Me dijeron que si seguía cuestionando su tratamiento, emitirían una alarma de emergencia y una orden de protección para mantenerlo alejado de mí. Ahí me percaté que no podía seguir hablando, ya que si le pedía cualquier información extra, lanzaría la alerta, su madre y yo no podríamos seguir viéndolo”, explica.

King asegura que ante todas las trabas, decidieron reunir el dinero por su cuenta para pagar la terapia de protones e irse al Sur (España).

Fuentes de Oncología Pediátrica del Hospital Materno Infantil de Málaga, han dicho que el niño se encuentra estable y su vida no corre peligro de momento. Los padres se encuentran en trámites policiales.