Última Hora

El ejército estadounidense anunció el viernes un aumento de su despliegue militar en el noreste de Siria, luego de varios incidentes que enfrentaron a las fuerzas del país norteamericano con el ejército ruso en esta región donde Washington ahora mantiene una presencia limitada. 

El Comando Central del Ejército de Estados Unidos en Medio Oriente (Centcom) "desplegó un radar Sentinel, aumentó la frecuencia de patrullas aéreas sobre áreas controladas por las fuerzas estadounidenses y desplegó vehículos de combate Bradley" en esta área controlada por Washington y sus aliados kurdos, dijo el portavoz de Centcom, el comandante Bill Urban, en un comunicado. 

Los tanques fueron aerotransportados desde una base en Kuwait, añadió el portavoz de la coalición anti-yihadista, coronel Wayne Marotto, en otro comunicado. 

Los Bradley se replegaron de esta área en octubre pasado por decisión del presidente Donald Trump, que intentó a principios de 2019 retirar a todas las tropas de su país en Siria, antes de aceptar mantener a algunos cientos de soldados para proteger los pozos de petróleo.

Según un funcionario estadounidense que solicitó el anonimato, el número de vehículos blindados enviados como refuerzo no superó la media docena y se enviaron "menos de cien" soldados para maniobrarlos. 

Sin mencionar a Rusia, Urban dijo que los movimientos tenían como objetivo "ayudar a garantizar la seguridad de las fuerzas de la coalición", y que Estados Unidos "no busca el conflicto con ninguna otra nación en Siria, pero defenderá a las fuerzas de la coalición de ser necesario".

Sin embargo, el funcionario que pidió el anonimato aseguró que las acciones "son una clara señal para que Rusia adhiera a una mutua desarticulación del conflicto y para que Rusia y otros grupos eviten acciones poco profesionales, inseguras y provocadoras en el noreste de Siria".

Varios incidentes han enfrentado en las últimas semanas al ejército estadounidense con las fuerzas rusas, actualmente desplegadas a lo largo de la frontera turca tras un acuerdo con Ankara. 

A finales de agosto, siete soldados estadounidenses resultaron heridos en una colisión con un vehículo ruso. 

Los videos publicados en Twitter, aparentemente filmados por testigos y por los propios rusos, mostraban blindados y helicópteros rusos intentando bloquear vehículos estadounidenses y luego forzándolos a abandonar el área. 

Las tropas estadounidenses y los mercenarios rusos a menudo están en contacto en Siria, pero los enfrentamientos han sido raros. 

En febrero de 2018, mercenarios rusos atacaron un puesto de mando de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), los aliados kurdos de Estados Unidos, cerca de Deir Ezzor. 

Los soldados estadounidenses que se encontraban en el edificio alertaron a la coalición, que respondió con un ataque aéreo que mató a entre 100 y 200 mercenarios rusos.