Última Hora

Un hombre antivacunas, que creía que estas eran utilizadas para controlar las mentes, asesinó a su hijo de 9 años y posteriormente se suicidó en San Francisco, Estados Unidos.

El caso ha llenado de consternación a los estadounidenses y la noticia ha sido divulgada por medios locales como internacionales.

Stephen O´Loughlin y su hijo Pierce fueron encontrados sin vida con heridas de bala dentro del departamento de Stephen. Esto luego de que Lesley Hu, madre del niño, pidiera a la policía una revisión porque el menor no llegó a clases en la escuela católica Convent & Stuart Hall.

De acuerdo con la información recopilada por medios como el Dailymail, O´Loughlin trabajaba como vicepresidente de una firma de inversiones y era descrito como un hombre antivacunas con enfermedad psiquiátrica, estaba en una batalla legal por custodia del menor con su exesposa.

Pero el detonante de todo sería el tema de las vacunas, pasaba en discusiones constantes con la madre del pequeño por la atención médico y vacunas del niño, hasta que autorizó a dar el permiso para vacunar a Pierce el martes, un día antes de su muerte.

Según los registros judiciales, Hu había mencionado que su exesposo se había unido a un “grupo de autoayuda de la nueva era” en el 2012 y se había convencido a sí mismo que el gobierno usaría las vacunas para tener el control mental de los estadounidenses.