Última Hora

Marsella, Francia | Dos rusos fueron enviados ante la corte penal de Bouches-du-Rhône (Francia) por una violenta agresión a un inglés, que padece daños permanentes, durante la Eurocopa-2016, en el marco de los altercados en el centro de Marsella, informaron este miércoles fuentes judiciales.

Detenidos en Francia desde marzo de 2018, los dos moscovitas, Pavel Kosov, un conductor de 33 años, y Mikhail Ivkin, un instructor deportivo de 34 años, serán juzgados por violencia en grupo y con arma. Podrían ser condenados a una pena de 15 años de prisión.

A unos pasos del Viejo Puerto, en el corazón de Marsella, el 11 de junio de 2016, antes de un partido Inglaterra-Rusia, Andrew Bache, un conductor-repartidor inglés de 51 años, fue objeto del lanzamiento de sillas y botellas. Luego de una persecución fue golpeado con puñetazos y patadas por un grupo de cinco rusos.

Aunque fue socorrido por las fuerzas del orden, sus lesiones, especialmente en el cráneo, le causaron "graves secuelas físicas y psíquicas, permanentes y definitivas".

Su hijo se vio obligado a regresar desde Australia para ocuparse de sus cuidados.

Emprendida en octubre de 2016, una investigación franco-británica identificó a través de las redes sociales a los aficionados rusos desplazados a la ciudad del sur de Francia.

El análisis de las imágenes permitió la identificación de Pavel Kosov y Mikhail Ivkin. Detenidos en febrero de 2018, en Colonia el primero y en Múnich el segundo, durante una escala en el trayecto que los llevaba de Rusia a España para un partido del Spartak de Moscú ante el Athletic Bilbao.

Los dos inculpados no niegan haber golpeado a Andrew Blatche pero aseguran que lo hicieron en respuesta a provocaciones de los aficionados ingleses. Asimismo explican que sus golpes no pueden explicar las secuelas que padece la víctima.