Última Hora

Varios dirigentes de la Unión Europea (UE), reunidos en una mini cumbre por videoconferencia, instaron este martes a acelerar la lucha común contra el terrorismo tras los recientes ataques que golpearon a Francia y Austria.

"Necesitamos una respuesta coordinada y rápida contra el terrorismo", que debe incluir "el desarrollo de bases de datos comunes" y "un refuerzo de las políticas penales", instó el presidente francés, Emmanuel Macron, en una rueda de prensa conjunta.

Además del austríaco Sebastian Kurz, que fue el único que viajó a París, participaron en esta cita la canciller alemana Angela Merkel, el primer ministro holandés, Mark Rutte, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Los líderes discutieron también sobre la necesidad de llevar a cabo una lucha "decidida" contra la propaganda terrorista y los discursos de odio en internet.

"Internet es un espacio de libertad, nuestras redes sociales también, pero esta libertad sólo existe si hay seguridad y si no es el refugio de aquellos que desprecian nuestros valores o tratan de adoctrinar con ideologías mortales", dijo Macron.

Esta mini cumbre se organizó una semana después del ataque yihadista en Viena, que dejó cuatro muertos.

"El peligro está latente", estimó Kurz. "Tenemos miles de combatientes terroristas extranjeros que sobrevivieron a los combates en Siria, en Irak, del (grupo yihadista) Estado Islámico y volvieron, o que no pudieron ir porque fueron detenidos", señaló.

"Son bombas de tiempo", apuntó el austríaco. "Tenemos que adoptar un enfoque más fuerte frente a las amenazas que pesan sobre Europa, porque estos terroristas no tienen fronteras", añadió.

'Saber quien entra y quien sale'

El ataque en Viena, el primero de este tipo en décadas en Austria, se produjo en un contexto de fuerte amenaza yihadista en toda Europa, sobre todo en Francia, después de que el semanario satírico Charlie Hebdo volviera a publicar caricaturas del profeta Mahoma.

Estas caricaturas le costaron la vida a un profesor francés de secundaria, que fue asesinado el 16 de octubre por un checheno de 18 años tras haber mostrado los dibujos a sus alumnos en una clase sobre la libertad de expresión.

Menos de 15 días después, Francia volvió a ser blanco de un ataque cuando un tunecino perpetró un ataque con cuchillo en una iglesia de Niza (sureste), matando a tres personas, incluyendo una brasileña.

Los dirigentes abordaron también el tema del espacio europeo de libre circulación Schengen y la seguridad de las fronteras externas de Europa.

"Es urgente y crucial saber quién entra y quién sale", dijo la canciller alemana Angela Merkel. "No se trata de un combate entre el islam y el cristianismo, sino de la necesidad de un modelo democrático de sociedad para combatir el comportamiento terrorista y antidemocrático", agregó.

Macron denunció igualmente "el desvío del derecho de asilo".

"En todos nuestros países, asistimos a un desvío del derecho de asilo" que es utilizado "por traficantes", por "redes" o personas "provenientes de países que no están en guerra", dijo.

Francia, que asumirá la presidencia de la Unión Europea (UE) durante seis meses el 1 de enero, ya anunció la semana pasada que duplicará los efectivos de seguridad desplegados en las fronteras y pidió una revisión "profunda" de las normas que rigen en el espacio de libre circulación Schengen.