Última Hora

Internacional

Catorce militares franceses son sospechosos de violar a niños en Centroáfrica

Las acusaciones de violación provienen de seis niños de 9 a 13 años de edad, indicó una fuente judicial.

AFP Agencia 30/4/2015 02:28

Catorce militares franceses, de los cuales "muy pocos" fueron identificados, son sospechosos de haber violado a niños en la República Centroafricana, indicó el jueves una fuente judicial francesa.

Las acusaciones de violación provienen de seis niños de 9 a 13 años de edad, indicó la fuente.

Cuatro dijeron haber sido violados y dos señalaron que habían sido testigos de los hechos, agregó la fuente judicial.

En el marco de la investigación judicial iniciada en julio del 2014, la sección de asuntos militares de la fiscalía recabó las declaraciones escritas de una empleada de la ONU que "recibió y relató" los testimonios de los niños, indicó a la AFP la fiscalía de París.

Por el momento, los militares identificados no fueron interrogados.

Desde el inicio de la investigación, la gendarmería preboste (con prerrogativas judiciales), efectuó un solo viaje a la República Centroafricana.

La investigación preliminar, abierta después de que la fiscalía recibiera un informe del ministerio francés de Defensa, alertado a su vez por un informe de la ONU, busca verificar la realidad de los hechos y, llegado el caso, a establecer las responsabilidades.

La fiscalía precisó que solicitará que se desclasifique la investigación interna realizada por las autoridades militares.

El miércoles, el diario británico "The Guardian" reveló la existencia del informe preparado por responsables de las Naciones Unidas que daba cuenta de "testimonios de niños centroafricanos que acusaban de agresiones sexuales a militares franceses de la operación Sangaris".

El informe llamado "Niños abusados sexualmente por soldados de las fuerzas armadas internacionales" fue transmitido a Francia por un responsable sueco de la ONU, Anders Kompass, en reacción según él a la inercia de la organización.

Por esa razón, Kompass fue suspendido de sus funciones y sometido a una investigación administrativa interna.

La operación Sangaris fue lanzada en diciembre de 2013 para poner fin a los enfrentamientos entre milicias cristianas y musulmanas en la República Centroafricana. En la operación, avalada por la ONU, participan 2.000 soldados franceses.