Última Hora

Internacional

Benfica, el terror de la segunda división femenina portuguesa

Darlene Souza, la capitana, brasileña, ni siquiera celebra los goles de manera efusiva debido a la diferencia de nivel con sus rivales

25/2/2019 05:07

Lisboa, Portugal | En cada partido la paliza es mayúscula. Esta vez, el Damaiense solo concede un 9-0, tras haber caído 17-0 en noviembre.... Cifras habituales cuando algún equipo se topa con la nueva formación femenina del Benfica, el terror de la segunda división portuguesa.

19-0, 28-0, 22-0, 28-0 e incluso el récord de la victoria más amplia registrada en un partido portugués, 32-0 frente al Casa Povo Pego a finales de enero. No son resultados de rugby, son las goleadas que protagoniza el equipo femenino del gigante del fútbol masculino de la capital portuguesa.

Darlene Souza, la capitana, brasileña, ni siquiera celebra los goles de manera efusiva debido a la diferencia de nivel con sus rivales.

Bajo la mirada de Rui Costa, emblemático antiguo mediapunta del Benfica convertido en director deportivo, las jugadoras suman 16 victorias en 16 partidos, con 273 tantos marcados y ninguno recibido.

Formado esta temporada, el equipo femenino destroza a la competencia, cumpliendo la voluntad de la directiva de encontrar rápidamente un hueco en el fútbol femenino, en pleno ascenso en Portugal, y recortar la diferencia con sus dos rivales, Sporting Portugal y Braga.

"Somos un equipo de primera división que juega en segunda", resume Ana Filipa Godinho, mánager del equipo.

"Esta temporada buscamos el ascenso y ganar la Copa de Portugal. Para la próxima queremos jugar por el título y disputar la eliminatoria de la Champions, aunque nuestro presupuesto esté todavía lejos de los equipos que disputan esta competición", añade.

El club más popular de Portugal no ha escatimado los medios para ser competitivo. El equipo posee una estructura completamente profesional, con preparadores físicos y un entrenador, Joao Marques, que el año pasado dirigía al Braga en primera división.

Aunque las infraestructuras siguen siendo modestas comparadas a las del fútbol masculino, el éxito se explica también por el fichaje de internacionales como las portuguesas Raquel Infante y Silvia Rebelo, además de numerosas brasileñas como Rilany Silva y Darlene Souza. Su próximo objetivo: competir con rivales de su nivel.