Última Hora

Una mujer de origen marroquí, cuya identidad no fue revelada, viajó de su país natal hasta al aeropuerto de Graz, Austria. Lo singular del hecho es que una maleta transportaba los intestinos de su marido.

De acuerdo con las autoridades, ella quería que un médico examinara las entrañas del hombre, pues sospecha que él falleció tras un envenenamiento.

Su objetivo, sin embargo, no tuvo éxito. 

El experto en medicina –quien fue citado por la mujer en el aeropuerto– no pudo llevar a cabo su labor pues indicó que sin el cuerpo completo no se podía realizar el análisis.

La mujer posteriormente fue puesta en libertad. Según la policía de Austria, ella no violó ninguna ley del país.