Última Hora

El muy influyente y controvertido "asesor especial" del primer ministro británico, Dominic Cummings, artífice de la victoria electoral de Boris Johnson y de la campaña a favor del Brexit, afirmó que dejará el gobierno antes de final de año.

Cummings negó sin embargo, en declaraciones a la BBC, haberse visto empujado a la salida por la crisis política que esta semana sacudió a Downing Street a raíz de la renuncia del director de comunicación y gran aliado suyo, Lee Cain.

Los "rumores sobre mis amenazas de dimisión son inventados", afirmó, asegurando que su partida estaba prevista desde principios de año: "mi posición no ha cambiado desde mi blog de enero", dijo, en el que anunció su deseo de volverse "innecesario" en el ejecutivo para finales de 2020.

Las luchas intestinas en Downing Street condujeron a la dimisión el miércoles de Cain, después de que, según la prensa, importantes figuras del Partido Conservador, incluida la prometida del primer ministro Carrie Symonds, se opusieran a que fuera nombrado director del gabinete de Johnson.

Cummings, reputado estratega político sin afiliación partidaria conocido por no detenerse ante nada para lograr sus objetivos, es considerado el artífice de la aplastante victoria electoral de Johnson en las legislativas del pasado diciembre.

Anteriormente, en el referéndum de 2016, ya había liderado la estrategia comunicativa de la campaña a favor del Brexit, ganada gracias a una eficaz ofensiva centrada en las redes sociales que permitió llevar al mensaje a británicos habitualmente desinteresados por la política y que generalmente no votan.

Sin embargo, desde su llegada al cargo todopoderoso de "asesor especial" muchos pusieron en duda si las tácticas que funcionan en campaña se pueden aplicar también a la gestión gubernamental.

Cummings se ganó muchas enemistades entre altos funcionarios por su deseo de remodelar la función pública y entre miembros del Partido Conservador que lo acusaban de tomar las decisiones en lugar de Johnson.

"Los asesores vienen y van", dijo el ministro de Transportes, Grant Shapps, al canal Sky News. "Lo echaremos de menos, pero evolucionaremos hacia una fase diferente", agregó, en referencia al fin, el 31 de diciembre, del periodo de transición que culmina un Brexit considerado como la gran misión de Cummings.