Última Hora

Este tema surgió de una entrevista anterior que tuvimos con la psicóloga Leydin Aguilar.

En esa oportunidad, ella nos contó la historia de un gato que dormía sobre una tachuela.

El gato sentía las constantes punzadas de la tachuela, pero prefería seguir durmiendo de esa forma antes que moverse, porque eso le requería más esfuerzo de lo habitual.

Trayéndolo a nuestra realidad, en algunas ocasiones, al igual que el gato, muchos de nosotros estamos en una zona de confort y aunque nos duela estar así y nos sintamos incómodos, preferimos quedarnos antes que movernos.

¿Cuáles son los peligros de esto? ¿Cómo identifico que me encuentro en esta zona de confort y que ya tengo que moverme?

Leidyn Aguilar nos acompañó nuevamente para conversar sobre el tema.

Observe todos los detalles en el video adjunto.