Última Hora

¿Sabía que se necesitan apenas seis centímetros de agua y 32 segundos para que un niño se ahogue?

En la siguiente nota le explicamos por qué aprender a flotar aún siendo unos bebés, podría ser la diferencia entre la vida y la muerte.